Comunicat de Solidaritat amb la Classe Obrera de Colòmbia

A la classe obrera a Colòmbia “l’estan matant”!
No podem permetre-ho!
Solidaritat de Classe!

Des del passat 28 d’abril, la classe obrera i el poble colombià no abandonant el carrer. Al crit de “Ens Estan Matant” han sortit a lluitar a la vaga general, piquets, casseroladas i saquejos, contra l’atac que significa per a la butxaca de les famílies treballadores la reforma tributària que va impulsar el govern de Duque, titella de l’imperialisme nord-americà.

La resposta del govern va ser una brutal repressió amb desenes d’assassinats, més de 50 desapareguts i centenars de presos polítics que eren portats a un coliseu esportiu de forma completament il·legal.

Malgrat l’anunci del govern de Duque de “retirar” la reforma tributària, el poble ja no li creu, sap que és un parany i per això no abandona els carrers. L’atur continua malgrat la burocràcia sindical, després de 7 dies ja hi ha desproveïment en certes ciutats, però la classe obrera s’organitza per barris, tria els seus delegats, organitza els seus comitès sanitaris per a ajudar als ferits, i comitès per a proveir d’aliments a les famílies obreres. AQUEST ÉS EL CAMÍ.

Des de fa dos dies, han tret a la policia i a l’exèrcit als carrers de Cali i altres ciutats a massacrar. Un nen de 7 anys va ser assassinat ahir a la nit i centenars han estat apallissats augmentant el nombre de morts, desapareguts i detinguts.

NO PODEM PERMETRE AIXÒ.

És per això que volem fer arribar tota la nostra solidaritat a les heroiques treballadores i treballadors colombians. Estem al costat de vosaltres, no esteu sols!

Fem una crida a tots els sindicats combatius i de classe a cridar a manifestar-nos en suport de la clase obrera i el poble colombià. Informem en els nostres llocs de treball per a denunciar que a Colòmbia “ENS ESTAN MATANT”.

VISCA LA LLUITA DE LA CLASSE OBRERA!

CONFEDERACIÓ SINDICAL SOLIDARITAT OBRERA

LA ESPADA DE LA REPRESIÓN SIGUE EN ALTO

Siete años después de la ocupación del Rectorado de la UAB (Universitat Autònoma de Barcelona) en el marco de una protesta de la Plataforma Unitaria en Defensa de la Universidad Pública (PUDUP) por el aumento de las tasas, los 27 encausados y encausadas, estudiantes y profesores- a los cuales la Fiscalía les pedía 500.000 euros y más de 300 años de prisión – han recibido una nueva citación judicial para este viernes 26 de marzo a las 9h en los Juzgados de Sabadell.

“Som27iMés” la plataforma creada para apoyar a los encausados y encausadas ha convocado este viernes una concentración de apoyo y solidaridad ante la vista de conciliación, en la cual “el mismo día 26, Fiscalía nos hará una propuesta de pacto donde pretenden que asumimos nuestra culpabilidad a cambio de una reducción de la pena que nos piden”, y que van de los 11 años y medio hasta los 14 años, además de una responsabilidad civil que “ha ido variando de los 500.000 euros a los 12.000 euros actuales”.
Ante esta situación se crea una “vulneración de derechos y una indefensión” porque supone “tener que decidir deprisa y corriendo sobre este hecho, sin tener información previa” y, además, “obligándonos a reconocer que somos culpables”.

Los encausados y encausadas defienden que, la primavera del 2013, “estábamos defendiendo la universidad pública”, así como los “derechos y la democracia interna en la universidad”, y por eso “no se consideran culpables”. Desde Som27iMés se ha organizado una jornada de lucha en la UAB el jueves, 25 de marzo, que incluirá charlas, una paradeta informativa y otras actividades.

El viernes, 26 de marzo, se ha convocado una concentración de apoyo a los 27 encausados ante los Juzgados de Sabadell a las 9 horas.

Desde Solidaritat Obrera queremos manifestar todo nuestro apoyo y solidaridad a los encausados y encausadas, animamos a difundir y participar de forma activa en los actos convocados. La lucha podrá ser reprimida y silenciada pero nuestra solidaridad debe ser la llama donde convertir sus leyes en cenizas y mantener la justicia viva.

LA PRIVATIZACIÓN DE LAS PENSIONES PÚBLICAS

NO A LA IMPLANTACIÓN DE LOS PLANES PENSIONES DE EMPLEO PPE

¿EN QUÉ CONSISTEN?

Cada trabajadora o trabajador deberá aportar una parte de su salario para complementar su pensión pública de mañana.

¿QUÉ CONSECUENCIAS TIENEN?

Deteriora gravemente el actual sistema de reparto, solidario entre generaciones y entre territorios.

¿QUÉ SE PRETENDE CON ELLO?

El objetivo es la privatización del Sistema Público de Pensiones, mediante su descapitalización, llevada a cabo en plena pandemia, de forma silenciosa y progresiva para evitar protestas sociales.

DOS CLASES DE TRABAJADORES

Aquellos que han tenido salarios bajos y periodos de paro. No podrán tener cotizados los años requeridos, habrán cotizado poco y no podrán aportar a un PPE.

Aquellos con buenos empleos, contrato fijo con salarios altos. Podrán complementar la pensión pública con una PPE y un Plan de Pensiones Individual.

El sistema solo beneficiará al segundo grupo. Los PPE buscan salidas individuales que excluye a los menos favorecidos, a la mayoría de las trabajadoras y trabajadores; el Sistema Público de Pensiones (SPP) proporciona salidas colectivas que protegen a todas y todos.

Además, con los PPE van a descapitalizar el actual sistema de reparto, por dos vías diferentes:

Las desgravaciones fiscales de estos PPE los pagaremos todos.

La descapitalización del sistema público, porque disminuirían las cotizaciones al sistema público.

Es mejor subir las bases de cotización que están actualmente topadas en 4.070,10 euros

Teniendo en cuenta que hay un paro estructural entre el 17% y el 20% (3-4 millones de parados) … España no puede reducir su Sistema Público de Pensiones, que es el mayor distribuidor de renta del país, y que mantiene la actual cohesión social

Los sindicatos CC.00 y UGT a nivel estatal con los Planes de Pensiones de Empleo (PPE), y ELA y LAB en Euskadi con las Entidades de Previsión Social Voluntaria (EPSV), deben renunciar a lucrarse conociendo su significado y el deterioro que causan al Sistema Público de Pensiones. Las trabajadoras y trabajadores debemos oponernos a que metan en el convenio colectivo estos planes antiobreros.

¿CÓMO PIENSAN PAGAR LAS PENSIONES?

Tres pilares las soportaran a partir de la próxima reforma del Sistema Público de Pensiones:

Primer pilar: Pensión pública de subsistencia. Unos 900 euros.

Segundo pilar: Aportaciones al plan de pensiones de empresa (contratados con las entidades financieras). Cada uno según sus posibilidades (8.000€ año de tope de desgravación fiscal).

Tercer pilar: Planes individuales privados (contratados con las entidades financieras).

¿DÓNDE NOS QUIEREN LLEVAR?

El objetivo final, es avanzar hacia la mochila austríaca, contemplada en la reforma del 2.011, que eliminará las indemnizaciones por despido, y las prestaciones por desempleo, ya que serán las propias trabajadoras y trabajadores quienes se las costeen.

Esta es la siguiente reforma que se llevará a cabo de manera inmediata.

Una bomba en la mochila

En Austria hacen las aportaciones las empresas, a razón de un 1,53% del salario bruto del trabajador.

Sustituirá a la indemnización por despido (la Patronal lo persigue desde hace años).

Sustituirá la indemnización por desempleo (menos gasto social para el Estado)

Permitirá reducir las pensiones públicas sin protesta social.

¿QUE HABRÁ EN LA MOCHILA?

Por un año trabajado en la mochila habrá ocho días de indemnización. Actualmente por Ley son 20, se pierden 12 días.

Por cinco años trabajados en la mochila habrá 40 días. Por Ley ahora hay 100, se pierden 60

Por veinticinco años trabajadores en la mochila habrá 200 días. Por Ley ahora serian 360 días (limite fijado) se pierden 160 días.

Para llegar al limite fijado ahora de 360 días de indemnización, con la mochila austriaca se tendrían que haber trabajado 45 años

EN POCAS PALABRAS…

Con estos PPE las beneficiadas serán las Entidades Financieras y los sindicatos que las gestionen, y los perjudicados todas las trabajadoras y trabajadores.

La banca recibirá nuestro dinero y lo utilizará, según sus intereses, hasta el momento de la jubilación.

Las Entidades Financieras dispondrán de nuestro dinero con poco control. En manos de fondos de inversión que pueden invertir en cualquier barbaridad.

Si disminuyen las cotizaciones al Sistema Público de Pensiones, la pensión pública será insuficiente para que dependamos de la pensión de empresa o de la pensión privada.

Si se puede cotizar dinero a un fondo privado, ¿por qué no se puede aportar al Sistema Público de Pensiones?

Los beneficios fiscales dados a las aportaciones que se hagan a los PPE, son una apropiación indebida de los recursos públicos.

Desde Solidaridad Obrera llamamos a defender las pensiones públicas, junto a las plataformas de pensionistas, con las movilizaciones que se convocan periódicamente en las calles. Así hemos ido en diciembre, enero, febrero y marzo. El sábado pasado miles de pensionistas y trabajadores llegamos desde Sol al Congreso de los Diputados exigiendo el respeto a las Pensiones Publicas y contra “las recomendaciones” del Pacto de Toledo

La defensa de las pensiones es responsabilidad de toda la clase obrera, no solo de los pensionistas actuales. Por ello tenemos que preparar movilizaciones en los centros de trabajo, no podemos permanecer al margen de esta lucha.

Madrid, 23 de marzo de 2021

Sindicalistas revolucionarios de nuestro tiempo: Entrevista a Manuel Fernández

Entrevista publicada en KAOSENLARED el 18/03/21 – Por José Luis Carretero Miramar

Link: https://kaosenlared.net/sindicalistas-revolucionarios-de-nuestro-tiempo-entrevista-a-manuel-fernandez/

Hablamos con Manuel Fernández Suárez, militante incombustible de la sección sindical del Metro de Madrid del sindicato Solidaridad Obrera. Manuel lo ha sido todo en el Metro y en la “Soli”, y también ha sido un incansable constructor de luchas sociales y plataformas reivindicativas en el Madrid de las últimas décadas. Ha estado en prácticamente todas las reuniones, las manifestaciones, las luchas obreras.

Con esta entrevista queremos iniciar una serie dedicada a los y las sindicalistas revolucionarios y anarcosindicalistas de nuestros días. A esas gentes (mujeres y hombres) que no salen en los periódicos “progres” ni ocupan puestos en los Parlamentos, pero que luchan día a día en los centros de trabajo, en las calles, en los barrios. A quienes organizan y viven la lucha de clases, y no se dedican a figurar bajo los focos buscando una fama efímera y deshonesta. Os dejamos con Manuel:

– ¿Qué te llevó a la militancia sindical?

Mi entrada a trabajar en Metro de Madrid en 1982; era mi primer trabajo legal. Antes había militado en un grupo de la Federación Ibérica de Juventudes Libertarias, las juventudes de CNT decían entonces, en 1977 y 78. En Metro, CCOO eran mayoría absoluta desde la legalización de los sindicatos, organizamos la CNT y cuando empezamos la difusión de nuestro primer texto nos encontramos con que otros compañeros estaban intentando levantar la CNT-AIT, nos reunimos varias veces hasta que acordamos trabajar juntos como CNT, con sede en la calle Santa Isabel 22 en Antón Martin

-Cuéntanos brevemente cómo ha transcurrido tu trayectoria militante.

Pues realmente siempre he estado militando desde entonces, de 1986 a 2012 formé parte del Comité de Empresa de Metro de Madrid hasta 1989 como CNT y tras el fallo judicial de las siglas, formamos Solidaridad Obrera. Desde el principio alentamos y participamos en todas las luchas, las de la empresa Metro, las del sector Transportes y las generales.

Desde el principio nos distinguimos por estar en las calles, pegar carteles, hacer pintadas, murales, convocar concentraciones, manifestaciones, huelgas… muy por delante que el resto de la organización de la CNT de Pepe March. Siempre cuidándonos en todas las luchas y ayudando a autoorganizarse a los trabajadores y trabajadoras y a la juventud. Ahora, después de tantos años, seguimos igual, aunque no tan militantes 24h como entonces, pero seguimos batiéndonos el cobre como los que más.

-Dinos algunas batallas sindicales en las que has participado, ganadas, y por qué se ganaron.

Las llamadas huelgas del transporte de Madrid del 90 y 92 que llevamos a cabo en Metro y EMT fueron grandes éxitos. Entonces partíamos de salarios muy bajos y en ambas conseguimos grandes subidas lineales: 50.000 ptas. anuales la primera y 13000 ptas. mensuales la segunda. Fueron las primeras subidas iguales para todas las categorías en Metro. Estas y todas las victorias conseguidas se basaron en la unidad de los trabajadores en la lucha, si bien no había entonces unidad de las organizaciones sindicales, el funcionamiento asambleario y participativo la suplía con creces. Mas tarde fue igual en el 97-98 con grandes manifestaciones en Madrid y 12 días de huelga de hambre en una furgoneta ante la Asamblea de Madrid, con movilizaciones durante todos los días y todos los turnos…

-Cuéntanos alguna derrota y dinos por qué se perdió.

Quizá pueda decirse así de las huelgas de junio de 2010 contra la reforma laboral del PSOE que rompía la negociación colectiva. Huelgas a las que fuimos solos el Metro y nos abrieron más de 700 expedientes de despido que permanecieron abiertos seis meses con la consiguiente desmoralización general. Entonces CCOO y UGT dejaron pasar la reforma laboral convocando para después del verano, el 29 de septiembre, y abriendo las puertas al gobierno del PP: el gobierno que generalizó la precariedad y el ataque a las pensiones y a los servicios públicos.

-Hablemos de los compañeros y compañeras que conociste militando. ¿De quienes aprendiste más?

En la Sección de Metro, desde siempre, tenemos asambleas de trabajo diarias. Todos los días debatimos colectivamente y sin darnos cuenta aprendemos unos de otros; aunque las decisiones generales de actuación se toman en las asambleas mensuales de afiliadxs, creo que donde realmente aprendemos y nos formamos es en las asambleas diarias, pues sumamos muchos puntos de vista. Al ser los delegados rotativos por quincenas, coincides con muchos compañeros y compañeras de todas las edades y distintas sensibilidades.

Si tengo que nombrar compañeros y compañeras de los que he aprendido que han dejado honda huella en mi he de hablar de Nacho Cabañas, de Julián Méndez, de José Gabriel Antón, de Felipe Aranda, todos ya fallecidos. Y de muchos que siguen en este mundo, aunque no ya por la Sección, como Crescencio Carretero, Poli González, Abraham Paliza, Josete Roa, Mario Fernández, César Barreales, Miguel A. Arroyo… Y por su puesto de muchos de los actuales militantes como Nata Pulido, Braulio del Pozo, Antonio Rus, Antonio Peñuelas, Mario Martín, Iñaki Martín, Arturo de la Cruz… Esto por no salir de Metro.

Fuera de Metro y dentro del sindicato he aprendido de muchos compañeros y compañeras que siguen bregando cada día incansables, indomables… y de militantes de otras organizaciones también, “excelentes compañeros” (y compañeras), que decía Julián, los hemos tenido en muchas ocasiones a nuestro lado en las mismas luchas, dando los mejores años de nuestras vidas por los derechos y libertades de todas y todos. Nos han acogido en sus casas, en sus locales, como si fuéramos parte de sus organizaciones, como parte de la misma clase que somos, aunque tengamos escuelas muy distintas.

– ¿Cómo debería ser el sindicalismo revolucionario del siglo XXI?

Hay poco que inventar, en mi opinión. Acabar con el capitalismo antes de que el capitalismo acabe con la vida en el planeta es el objetivo. El funcionamiento de la CNT en los últimos 7 meses de 1936 demostró al mundo que la revolución social es posible, aunque ni mucho menos fácil. Ese funcionamiento estuvo precedido de décadas de trabajo formativo e ideológico que ahora no tenemos. La falta de conciencia de clase, de ideología, no es cosa del cambio climático, es síntoma de estar perdiendo la guerra contra el sistema. El sistema nos está ganando en alienación masiva de la juventud. Hay que seguir resistiendo, practicando el asamblearismo, el compañerismo, la solidaridad, luchando todo lo que se pueda y sembrando ideología. El anarcosindicalismo es la ideología más moderna que se conoce, la más humana y abierta, y, sin embargo, el sistema la presenta como algo arcaico y propio de museos y libros de historia; cuando realmente lo arcaico es este sistema esclavista basado en la injusticia social y la desigualdad.

– ¿El sindicalismo se acaba en los centros de trabajo o debería ser un también un instrumento para incidir en otros aspectos de la lucha social?

A mi juicio y así lo he practicado siempre, el sindicalismo tiene que servir para luchar en todos los campos que afectan a la clase obrera, el sindicalismo profesional o corporativo no sirve para nada a la clase. Sirve a la Patronal y a la clase burócrata que crea.

– ¿Qué debería hacerse, ahora mismo, para construir un movimiento sindical revolucionario a la altura de la situación española actual?

No hay recetas mágicas en el sindicalismo, ni siquiera en las relaciones entre las organizaciones. Cuando más necesaria es la unidad de acción siempre surgen quienes logran enfrentamientos entre organizaciones que estaban trabajando unitariamente. Con un número reducido de personajes tóxicos puedes lograr una gran cantidad de rupturas.

Tenemos que seguir trabajando honestamente y de forma transparente, haciendo lo que decimos y diciendo lo que hacemos. También es importante dejar constancia de lo que hacemos y como lo hacemos; puede que no sirva para ahora mismo, pero puede servir para un mañana distinto. Sembrar arboles no con el objetivo de comer nosotros sus frutos o aprovechar su sombra o belleza, sino para que otras personas lo puedan hacer en el futuro. Lo mismo ocurre en el sindicalismo.

– ¿Quieres contarnos algo más?

Simplemente, que estoy orgulloso de lo realizado por las compañeras y compañeros de Solidaridad Obrera en estos años, siempre tendiendo puentes, redes de apoyo y de lucha unitaria en defensa de los derechos laborales y sociales, contra la represión contra el fascismo, contra la injusticia.

Solidaridad con el Metro de Barcelona

La intención de la Dirección política de Metro de Barcelona de instaurar el EBEP (estatuto básico del empleado público) como nuevo sistema de contratación laboral, incumpliendo así acuerdos, pactos y convenios en materia de contratación, es la forma que tienen de gestionar el transporte público de la ciudad de Barcelona en plena pandemia. Sería lógico que en esta situación actual todos los esfuerzos de la Dirección fueran encaminados a gestionar, minimizar y amortiguar el impacto sanitario y social de la pandemia, tanto en la ciudadanía como en la plantilla, bien al contrario, a este gobierno municipal, formado por el PSC (socialistas) y BCNENCOMU-PODEMOS (“nueva izquierda”), solo se les ha ocurrido la “genial idea” de aplicar un estatuto que solo hará que precarizar la contratación en Metro La aplicación del EBEP, como forma de contratación, provocara que las personas trabajadoras que actualmente no tienen contrato de fijo/indefinido, unas 500 aproximadamente, y todas aquellas que en un futuro deseen trabajar en Metro deberán ser contratadas en base al EBEP provocando desigualdades, temporalidad indefinida, y creación de concursos de méritos una vez sus plazas temporales puedan ser reconvertidas en fijas/indefinidas. Estamos hablando de años de temporalidad angustiosa que provocará una doble escala en derechos laborales y la disposición, en manos de la Dirección, de un colectivo de personas en situaciones de extrema fragilidad contractual.

Las excusas legales y administrativas esgrimidas por la Dirección de Metro olvidan, deliberadamente, que ya está regulado en convenio la forma de contratación con lo que la implantación, unilateral, del EBEP sería un incumplimiento flagrante del mismo. Las mentiras argumentadas en torno a la implantación del EBEP en Metro de Madrid y Metro de Bilbao han sido desmontadas por los compañeros y compañeras de estas explotaciones, con lo que cualquier intención de la Dirección por buscar nuevos motivos para su implantación en Metro de Barcelona solo hacen que los trabajadores y trabajadoras del Metro de Barcelona aumenten más su indignación y rabia ante un ataque a las condiciones de trabajo pactadas entre la representación de la plantilla y la Dirección.

Desde la Coordinadora de Metros del Mundo queremos mostrar todo nuestro apoyo y solidaridad a la lucha emprendida por los trabajadores y trabajadoras del Metro de Barcelona contra la implantación del EBEP como sistema de contratación. Mas rabia e indignación nos produce este ataque a los derechos de los trabajares y trabajadoras por el momento escogido para ello, en plena pandemia mundial, a un colectivo que durante la misma ha estado, y estará, en primera línea para garantizar la movilidad y el desplazamiento de la ciudadanía y sus servicios esenciales. Esta es la forma de agradecer que tienen los mal llamados “gobiernos progresistas” a la clase trabajadora sus esfuerzos y sacrificios en estos momentos duros, donde deberían estar protegiendo y cuidando a colectivos desfavorecidos, no aprovechando cualquier excusa para precarizar y robar derechos ganados en luchas y combates al capital.

Compañeros y compañeras del Metro de Barcelona, vuestra lucha es la nuestra, recibid desde la distancia un abrazo fraternal y solidario de quien, como vosotros y vosotras, no dejara que el sistema capitalista y sus secuaces, los politicos, saquen tajada inhumana de la explotación de la clase trabajadora.

La clase obrera seguirá siendo el centro de la unidad y el motor de los cambios revolucionarios

MANIFEST CONJUNT MOVIMENTS SOCIALS I ENTITATS VEÏNALS BDN

Davant de la tragèdia humanitària de l’incendi d’una nau del barri del Gorg, que ha costat la vida de 4 persones i diferents ferits, així com la mediatització de les condicions infrahumanes i indignes en les quals es veuen obligades a viure centenars de persones, exposem:

En primer lloc, denunciem la contínua criminalització de la pobresa, per part de l’alcalde Albiol, i del conjunt del PP, així com l’ús d’un discurs de l’odi i de la confrontació, a través del racisme, en les seves declaracions. Aquest Govern només practica una acció política basada en la propaganda híper personalista que amaga la seva inacció pel que fa a polítiques socials, alhora que es dedica a confrontar les veïnes per fomentar el conflicte, sense aportar cap solució a les problemàtiques reals que patim a Badalona. Ho hem pogut veure en la tragèdia de l’incendi, però també ha tingut la mateixa actitud amb les persones afectades per l’esfondrament del Passatge la Torre.

La falta de voluntat real per part de l’alcaldia de proposar solucions a la urgent necessitat d’habitatge digne per a les persones víctimes de l’incendi s’ha evidenciat per la falta de proactivitat per part de les directrius dels Serveis Socials municipals així com per la tardança a comunicar de forma fefaent a les persones afectades les possibles solucions al més curt termini. Ha estat necessària la mediació i la pressió, tant de les mateixes persones afectades com de les organitzacions que els donen suport, per tenir una comunicació directa. Creiem que l’oferiment d’albergs tant a Badalona com a Barcelona s’ha de mantenir i apropar-se a les persones afectades, que durant anys han estat oblidades per part de totes les Administracions, per començar un acompanyament real i establir una confiança en la cerca d’alternatives habitacionals estables (els albergs són mesures d’urgència, però no estables).

Volem reiterar tot el suport a l’autoorganització de les afectades de l’incendi de la nau de Gorg, així com animar a tota la gent de Badalona a secundar les mobilitzacions que convoquin. També celebrem les continues mostres de suport de múltiples organitzacions i persones, fent una gran xarxa de suport.

És del tot necessària una regularització de la situació de totes les persones migrants que viuen en la nostra societat i es veuen condemnades a un cercle infinit de misèria i estigmatització alhora que es troben invisibilitzats, per això, és fonamental facilitar i agilitzar l’empadronament. A més a més, creiem adient que per poder intervenir positivament en emergències sobrevingudes, com la del tràgic incendi en la nau del Gorg, cal aplicar la figura jurídica de regularització extraordinària per causes humanitàries per aquelles persones que es trobin en una situació d’extrema vulnerabilitat. És intolerable que cap persona sigui discriminada pel seu lloc de naixement. El cercle pervers que condiciona la possibilitat de regularitzar la situació de milers de persones a tenir una oferta de feina estable (i amb uns requisits econòmics fora de tota realitat) només provoca que es facin més profundes les grans desigualtats socials. Per les mateixes raons també s’ha d’abolir l’actual Llei d’estrangeria que vulnera tota legislació internacional en favor dels drets humans, i ens divideix i ens confronta al conjunt de la societat. Tota persona ha de ser reconeguda com a tal, sense distincions.

Badalona, com tota l’Àrea Metropolitana, pateix de forma acarnissada la falta d’habitatge públic, i de lloguer social, com ho reflecteixen els milers de desnonaments anuals sense alternativa habitacional. L’estratègia política de convertir l’habitatge en una mercaderia, en lloc de ser un bé protegit, només ha beneficiat al gran capital en la seva recerca rendista d’aconseguir guanys monstruosos especulant amb la vida de la gent. La majoria social treballadora i popular es veu privada de l’accés a un habitatge digne. El cas de la nau del Gorg no és excepcional, sinó que mostra la cruel realitat de moltíssimes persones.

Cal combatre l’emergència habitacional i també la pobresa energètica, garantint els drets humans fonamentals com són l’accés universal a l’aigua potable i a l’energia per part de col·lectius tan vulnerables i invisibilitzats com són les treballadores precaritzades migrants o no.

És intolerable que a la vegada que milers de persones es veuen abocades a malviure al carrer o okupar habitatges buits sense ús per poder sobreviure, hi hagi milers de pisos buits en la nostra ciutat. És incomprensible que davant de l’emergència habitacional que patim des de fa més d’una dècada, l’últim registre de pisos dati del 2011 i que no hi hagi cap pla per part de les Administracions per disposar d’aquests habitatges que estan buits mentre s’especula amb el seu valor. En aquest registre a Badalona de l’any 2011 hi havia més de 8.000 pisos buits.

Creiem de vital importància que es millorin tant els que recursos materials i humans que disposa a Serveis Socials i a l’Oficina Local d’Habitatge, com l’actitud i la política de confrontació per part de l’Administració amb els moviments socials. Ha estat la societat organitzada la que, davant de la inacció (o acció insuficient malgrat els esforços de les treballadores socials) dels governs, ha actuat en xarxes de solidaritat i suport mutu per intentar trobar solucions davant dels greus problemes sociopolítics. Són les Administracions les que tenen la responsabilitat de fer-ho.

A més a més, veiem amb preocupació el fet que les desigualtats socials i la pobresa severa augmentaran a causa de la pandèmia que patim, en forma de retallades i crisis social. A això se li ha de sumar que ja veníem d’una profunda crisi econòmica i social amb més d’una dècada de conseqüències i sense que la majoria social se n’hagi pogut recuperar.

Per últim, volem fer una crida a tots els moviments socials i entitats veïnals de la ciutat a reflexionar sobre la necessitat de construir una coordinació estable de totes les organitzacions que busquen lluitar contra les múltiples opressions i injustícies que patim.

La gent de Badalona sempre ha respost davant de tot conflicte o problemàtica que sorgeix i moltes de les persones que hi participen activament són gairebé les mateixes. Per això creiem important establir una coordinació estable que ajudi a ser més eficients i contundents en les mobilitzacions populars, alhora que comencem a construir un moviment organitzat i popular que ajudi a la solidaritat i el suport mutu per aconseguir millores pel conjunt de les classes treballadores i populars.

Firmants:


Sindicat de Llogateres de Badalona
Plataforma Afectats per la Crisis (PAC) Badalona
Badalona pel Clima
Plataforma Badalona Acull
StopMaremortum Badalona
Grup Local Badalona de Som Energia Cooperativa
PAH Badalona
Els Verds de Badalona
Solidaritat Obrera
CGT Barcelonès Nord
Plataforma Sant Roc Som Badalona
Casal d’amistat amb Cuba de Badalona
CDR Badalona
Associació Cultural L’Independent de Badalona
Plataforma Antifeixistes Badalona
Casal Antoni Sala i Pont
Aliança contra la pobresa energètica (APE)
Observatori ciutadà municipal de Badalona
Marea pensionista Badalona

Que la crisi la paguin els rics, no les treballadores

La crisi econòmica i social, accelerada per la situació d’emergència sanitària de la COVID-19, està impactant de ple en les vides de les treballadores: els ERTO i l’atur no paren de créixer i cada cop ens trobem en unes condicions més precàries, la violència masclista i LGTBfòbica ha augmentat en tots els sentits i s’aguditza la crisi de cures, la quantitat de desnonaments és elevadíssima i les mesures emprades són totalment insuficients. La situació de les persones racialitzades i migrants és més crua, sense que s’hagi donat cap pas per la tan necessària regularització per accedir als drets bàsics, al contrari, la violència institucional és creixent. Els serveis públics, els que han de garantir unes condicions de vida dignes per tothom, han continuat mancats de recursos i no s’ha aturat la privatització, al contrari.

De nou, els grans actors econòmics amb la complicitat de les institucions carreguen en les treballadores el cost de la crisi sanitària, social i econòmica que estem vivint.El sector financer ,que ja va ser rescatat al 2008, ara amb el Pacte de Toledo pretén capturar una part de les cotizacions socials per imposar les pensions privadesAquells que durant anys han estat fent negoci a costa dels nostres drets ara veuen l’oportunitat de seguir-se enriquint, empreses com Eulen, Sacyr, Ferrovial, Endesa, Cepsa, Novartis etc…i les administracions no han posat fre als seus beneficis, al contrari, han optat per transferir diners públics a aquestes grans empreses en comptes de respondre als drets i necessitats de la majoria treballadora del nostre país.

No tan sols no s’han pres mesures d’urgència per assegurar uns mínims per garantir la vida en el context actual, sinó que la situació que vivim torna a posar sobre la taula la contradicció entre capitalisme patriarcal i la possibilitat de vides dignes per a la majoria de la població; fet que evidencia la necessitat d’una ruptura real per articular una alternativa per les treballadores.

Avui més que mai forces sindicals, polítiques, populars, veïnals, culturals i dels moviments socials i populars reivindiquem unes mesures urgents i recuperar el carrer des de la premisa que la crisi la paguin, per primera vegada, els que han acumulat beneficis durant aquests darrers anys. Per això, és necessari que tot allò essencial per la vida, en especial la sanitat, l’educació i els sectors estratègics, passin a ser 100% públic i no ens mans privades. La qualitat de vida de les classes populars no pot dependre de la llei del mercat. Repartim el treball i la riquesa, perquè necessitem posar al centre la vida i no el capital. Per això, exigim el retorn del deute bancari i no permetre el xantatge econòmic de la UE.

Avui, plegades, volem passar a l’ofensiva per donar una resposta al context actual i sumar propostes per la majoria que dibuixin un horitzó d’esperança, de solidaritat, de canvi social, de defensa de les classes populars en tota la nostre diversitat, i de redistribució de la riquesa. Per superar la recepta del poder: control social, responsabilitat individual i discursos bèl·lics, nosaltres apostem per respostes col·lectives i solucions per la majoria.

QuelaPaguinelsRics.cat

CONTRA ELS ERTO, CONTRA ELS ACOMIADAMENTS. PER LA SALUT I EL BÉ COMÚ.

La situació social és extremadament greu. Més d’un milió de treballadors i treballadores han estat acomiadats en les últimes dues setmanes. Altres dos milions s’enfronten a una substancial rebaixa de les seves retribucions, per la via dels més de 250.000 Expedients de Regulació Temporal d’Ocupació (ERTO) iniciats. A partir d’aquest dilluns, la resta dels treballadors de sectors no essencials, que no estiguin teletreballant, tindran un permís retribuït que es recuperarà posteriorment amb vuit dies (de moment) d’esclavitud. Els treballadors i treballadores dels serveis essencials continuen acudint als seus llocs de treball, en la majoria dels casos, sense accés a mitjans de protecció i de prevenció de la malaltia adequats.

Els sanitaris denuncien que el gran “hospital” d’IFEMA és un fracàs, sense mesures higièniques adequades. El teletreball s’ha basat, en gran manera, en recursos que pagaran els propis treballadors (llum elèctrica, ordinadors, connexió a internet). Conegudes empreses del sector del telemàrketing (Konecta, GSS…) fan una interpretació extensiva del llistat d’empreses essencials per a continuar obertes, igual que, en algun cas, van incomplir les ordres de la Inspecció de Treball de tancar les seves instal·lacions la setmana anterior, al no complir les condicions mínimes per a prevenir la malaltia entre els seus empleats.

La legislació aprovada pel govern per als ERTO, a més, ha permès rebaixar els salaris als treballadors, que es pagaran les seves pròpies retribucions minorades al 70% per la via de la prestació de desocupació. Hem de recordar que les cotitzacions de l’atur a penes cobreixen les prestacions, que normalment són assumides per la recaptació fiscal del govern -els impostos- que es basa fonamentalment en les retencions de l’IRPF de les nòmines. Els ERTO funcionaran com un gegantesc mecanisme pel qual es procedirà a socialitzar les despeses d’aquesta crisi, que pagarem els treballadors, mentre els beneficis empresarials de les grans transnacionals i dels bancs sofreixen el mínim possible. És més, mentre el Banc Central Europeu es prepara per a una compra massiva de deute corporatiu de les grans empreses, els governs del Nord d’Europa es neguen a tot augment de la despesa social finançada per la Unió Europea, impedint la posada en marxa d’una renda bàsica o d’una assegurança de desocupació europeus.

Mentrestant, les diligencies burocràtiques dels sindicats oficialistes, disposades sempre a pactar tot el que vol el capital, tracten de desviar el legítim descontent obrer, promovent els ERTO, negociant amb les vides i la salut dels treballadors i jugant al joc dels partits polítics, al costat dels quals no són més que una altra corretja de transmissió dels interessos del gran capital oligàrquic.

Per tot això, des de Solidaritat Obrera cridem a la resistència a la classe treballadora i rebutgem rotundament els ERTO i els acomiadaments. Ens neguem a signar-los i donar el nostre vistiplau. Exigim que tots els treballadors de serveis no essencials puguin passar la quarantena amb el seu sou garantit amb un permís no recuperable, i que els dels serveis essencials treballin en condicions de seguretat i amb mecanismes de rotació. També exigim una renda bàsica de solidaritat per a tots els aturats, treballadors informals i sectors precaris de la classe treballadora, així com la moratòria incondicional de lloguers i hipoteques per a les classes populars.

Ens diuen que no hi ha diners per a tots ara. També ens expliquen (els treballadors sanitaris) que no hi ha recursos suficients a IFEMA. Els recursos per a la supervivència de les famílies treballadores s’han de treure d’on estan: de les mans i els magatzems de les grans empreses, propietat de fons d’inversió transnacionals i de famílies de l’oligarquia. Només des del repartiment i el comú podrem sobreviure tots. La classe obrera ha de defensar el seu dret a les riqueses que ella mateixa produeix amb el seu treball.

NO ALS ERTO. NO ALS ACOMIADAMENTS.

LA CRISI QUE LA PAGUIN ELS CAPITALISTES.

TOTS ELS RECURSOS PER A LA SANITAT PÚBLICA.

RENDA BÀSICA, PERMISOS RETRIBUÏTS NO RECUPERABLES, MORATÒRIA D’HIPOTEQUES I LLOGUERS.

NI UN TREBALLADOR MÉS SENSE PROTECCIÓ.

NI UNA VIDA MÉS EN PERILL.

Confederació Sindical Solidaritat Obrera, 31 de març de 2020.

Coronavirus y lucha de clases: los que no tienen qué comer

Artículo de José Luis Carretero, Secretario General de Solidaridad Obrera, publicado en “EL SALTO” – Link al final del artículo.


El coronavirus sigue haciendo estragos en la sociedad española. Y el impacto de clase de la pandemia es cada vez más evidente. Mientras se disciplina rotundamente a las clases populares, con un estado policial nunca visto, y se mantiene el pulso económico más allá de lo estratégico, pese a los llamamientos desesperados reclamando el cierre de las actividades no esenciales de una buena parte de la comunidad científica, el conflicto de clase se muestra de forma desnuda y perentoria en la mayor parte de los hogares.

Más de 200.000 Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTEs) en apenas unos días, con los que se consigue que los trabajadores se paguen a sí mismos la prestación de desempleo mientras dure la crisis, ya que son ellos —los rendimientos del trabajo retenidos en las nóminas en concepto de IRPF— los que mantienen la base fundamental de los recursos fiscales del Estado. Y ello en medio de un caos creciente en el Servicio de Empleo Estatal, que no puede garantizar el pago a inicios del mes de abril, pese a que los trabajadores de dicho servicio público siguen acudiendo presencialmente a las oficinas, aunque no atiendan en ellas a los demandantes de empleo, con el consiguiente peligro para su salud.

Cientos de miles de trabajadores que siguen en sus puestos de trabajo con una evidente carencia recursos preventivos o sanitarios, incluso en sectores no estratégicos como el telemarketing, la obra pública o la jardinería.

Grandes ramas del capital desoyen abiertamente las órdenes de la inspección de trabajo, o de las autoridades sanitarias, y que no son molestadas en modo alguno por las fuerzas de seguridad

Grandes ramas del capital que desoyen abiertamente las órdenes de la inspección de trabajo, o de las autoridades sanitarias, y que no son molestadas en modo alguno por las fuerzas de seguridad, más ocupadas en controlar a quien alarga en demasía el paseo del perro, multiplicando así el número de infectados y la presión sobre los hospitales. Un sistema sanitario desbordado, degradado por el continuado saqueo de los servicios públicos de la última década, y abandonado por un sistema productivo privado que no ha sido disciplinado por el Estado para ponerlo a producir coactivamente lo necesario en esta situación de urgencia —mascarillas, guantes, respiradores…—.

EMERGENCIA HUMANITARIA

La clase trabajadora está en el centro de la devastación de esta pandemia: viviendas insalubres, hacinamiento, recursos escasos, salarios de miseria, servicios públicos colapsados, precariedad laboral y vital que impone el trabajo en condiciones inseguras o envía de cabeza a la marginalidad.

Porque no podemos olvidar que ya antes de la pandemia un sector importante de la clase trabajadora estaba en una situación de abierta emergencia humanitaria. Nos referimos a los desempleados, personas dependientes, trabajadores y trabajadoras informales —servicio doméstico, venta ambulante, tiempo parcial indeseado, pequeñas “ñapas”, trabajo sexual—, migrantes sin documentación y, también, no lo olvidemos, a todo ese sector creciente en las últimas décadas, gracias a las recurrentes reformas laborales, conformado por los llamados working poors —trabajadores que, pese a tener un empleo, no consiguen con su sueldo superar el umbral de la pobreza—.

Ese sector abiertamente marginalizado se está multiplicando exponencialmente en las últimas semanas, sin que tengamos siquiera instrumentos para saber en qué medida

Ese sector ha sobrevivido las últimas décadas gracias a ayudas públicas siempre menguantes, al colchón familiar, cuando lo había, y a diversas iniciativas de solidaridad de los movimientos sociales y de otros organismos caritativos, como los Bancos de Alimentos o los Bancos de Tiempo presentes en muchas ciudades. Ese sector abiertamente marginalizado se está multiplicando exponencialmente en las últimas semanas, sin que tengamos siquiera instrumentos para saber en qué medida. Y la profundidad de su miseria se vuelve abisal en una sociedad que, pese a todo, sigue comercializando on line con todo tipo de cachivaches.

Nos lo cuenta Luis Miguel Sáenz, del colectivo Los Invisibles del barrio madrileño de Tetuán. En los últimos tres años, la Comunidad Autónoma de Madrid ha desarrollado una práctica absolutamente rigorista a la hora de conceder la Renta Mínima de Inserción a las familias más vulnerables del barrio. Se han multiplicado las “suspensiones cautelares” de dicha Renta ante la más mínima sospecha, muchas veces infundada, de que el beneficiario estaba obteniendo otros recursos económicos, por escasos que fueran. Ahora, obviamente, los ciudadanos con la renta suspendida “cautelarmente” —es decir, sin que se haya dictado una resolución firme que indique que no les correspondía seguir cobrando— se encuentran sin ningún ingreso y con todos los procedimientos administrativos suspendidos por el Estado de Alarma.

Por otra parte, los comedores escolares de la Comunidad de Madrid se han cerrado, y la nueva ayuda a las personas que tenían anteriormente derecho a precio reducido no llega a todas ellas: solo a los perceptores de la renta mínima, que tienen que ir todos y cada uno de los días de la semana a determinados establecimientos como Telepizza y Rodilla, donde, tras buscar sus nombres en una lista, en abierto incumplimiento de la Ley de Protección de Datos y con clara afectación a su derecho a la intimidad, los dependientes les entregan un menú que ellos mismos califican de “insuficiente, insano y claramente deficiente desde el punto de vista nutricional”.

La cuarentena la van a pasar estos grupos humanos sin comida: los bancos de alimentos de la Iglesia o de los movimientos del barrio han cerrado en su mayoría, al no recibir fondos para continuar funcionando y no disponer de voluntarios para hacer repartos a domicilio

Mientras tanto, otro grupo de perceptores de la ayuda de comedor, los que no tenían concedida la renta mínima, pero si podían demostrar pocos o ningún ingreso mensual, se han quedado sin recibir nada.

Además, la cuarentena la van a pasar estos grupos humanos sin comida: los bancos de alimentos de la Iglesia o de los movimientos sociales del barrio han cerrado en su mayoría, al no recibir fondos para continuar funcionando y no disponer de voluntarios para hacer repartos a domicilio.

Un panorama que nos confirma, con sus variaciones barriales, Aurelio Villanueva, miembro de la Plataforma de Trabajadores en Paro de San Blas y Canillejas, en Madrid: “La gente del distrito está reclamando que haya una ayuda especial, las familias no resisten más tiempo”.

En San Blas, la Plataforma está repartiendo paquetes de comida de urgencia en los domicilios de las familias más vulnerables y está presentando sus reivindicaciones ante la Junta Municipal. Junto a una Asociación de Vecinos del barrio, han organizado una campaña para ayudar a las personas vulnerables a hacer la compra, obtener medicinas o hacer otras salidas el exterior. Hay muchos ciudadanos que no están teniendo absolutamente ningún ingreso. La plataforma acepta donaciones para comprar paquetes de comida, pero tienen que entregarse en efectivo, porque carece de cuenta corriente bancaria. También aceptan comida, bienes perecederos, productos de higiene, etc.

En San Blas, la Plataforma está repartiendo paquetes de comida de urgencia en los domicilios de las familias más vulnerables y está presentando sus reivindicaciones ante la Junta Municipal

Irene Moreno, del Banco Obrero de Madrid, nos informa, por su parte, de que las despensas de esta organización, que tiene varios Bancos Obreros de alimentos en los barrios de Hortaleza, Usera y Tetuán, se están vaciando.

Grupos de voluntarios de la organización están repartiendo comida en los domicilios de las familias más vulnerables. Por ejemplo, en casas de personas mayores o que tienen familiares a su cargo.

Cada día llegan pidiendo ayuda más familias en situaciones más extremas. Para tratar de canalizar la solidaridad proletaria, el Banco Obrero ha puesto en marcha una campaña de donaciones on line, mediante la que todos y todas podemos donar dinero desde nuestras casas para alimentos, productos para bebés, geles, champús, productos de higiene femenina y medicamentos. El dinero puede donarse a través de su página web

Irene Moreno, también, llama nuestra atención sobre lo que puede estar ocurriendo fuera de Madrid, en territorios con poca o nula incidencia de organismos de solidaridad de la clase trabajadora, donde es más difícil mantener el esfuerzo de llevar alimentos a las personas vulnerables, pero hay, sin duda, la misma o mayor extensión brutal de la miseria.

Armonía Díaz, por su parte, nos cuenta cómo están las cosas en la populosa localidad de Badalona, cerca de Barcelona. Armonía es una veterana de las luchas sociales, no en vano fue detenida hace cerca de un año al intentar parar un desahucio de una familia en situación de vulnerabilidad económica. El procedimiento judicial que le abrieron por desobediencia o atentado a la autoridad aún está sin resolver. En Badalona hay mucha gente, en situación muy precaria, cobrando la Renda Garantida que ha puesto en marcha la Generalitat, tras las campañas de movilizaciones al respecto de los movimientos sociales. Sin ese ingreso no tendrían para comer.

Trabajadores y trabajadoras sin empleo, migrantes, subempleados y subempleadas, trabajadores pobres, mayores abandonados. Infraviviendas que impiden realizar cuarentena alguna a familias en la miseria

La Plataforma de Afectados por la Crisis de Badalona ha hecho una recogida y reparto de alimentos entre familias del barrio. Ha habido muchas denegaciones injustas de la Renda Garantida a familias que se dedican a la venta ambulante o de chatarra, partiendo de la base de sospechas infundadas. También es de reseñar que los cooperativistas de la localidad tampoco están cobrando la Renda, pese a que la actividad de la mayoría de las cooperativas, como la iniciativa de reparto AmbBici de la que es socia-trabajadora Armonía, se ha hundido drásticamente durante estas semanas, y sus socios están en una situación de enorme precariedad.

Trabajadores y trabajadoras sin empleo, migrantes, subempleados y subempleadas, trabajadores pobres, mayores abandonados. Infraviviendas que impiden realizar cuarentena alguna a familias en la miseria. Niños y niñas alimentados con comida basura, gracias a que sus padres figuran en las “listas de pobres” de la autoridad, que manejan empleados precarios de grandes transnacionales.

Exijamos una Renta Básica de Solidaridad, incondicional y suficiente, para todos los que sufren hoy las consecuencias del saqueo continuado en que consiste el capitalismo

Cuando veamos la riqueza y el fasto reaparecer en nuestras calles, con toda su pompa y su obscenidad, al acabar todo esto. Cuando veamos, y admiremos, y envidiemos, el lujo suntuoso y el despilfarro de los ricos y de los famosos, de los capitanes de industria y de los vividores del emprendimiento y la política, debemos recordar. Recordemos su precio, lo que no habrá desaparecido, la cara oculta de esta sociedad que no se borra pese que no se enseñe ni se comente en prime time. La cara de la de miseria de la sociedad del trabajo, la faz brutal de la violencia de la que nadie habla, la huella de la lucha de clases en los huesos y los ánimos de los trabajadores a los que se hurta hasta la posibilidad de vender su fuerza de trabajo por un precio suficiente para reproducirla para el capital. Los pobres y las pobres, que existen para que haya ricos.

Y, mientras tanto, exijamos una Renta Básica de Solidaridad, incondicional y suficiente, para todos los que sufren hoy las consecuencias del saqueo continuado en que consiste el capitalismo ya que, literalmente, les va la vida en ello. Lo que se opone a la enfermedad ahora, como ha sucedido siempre, no es la Alarma, sino la Justicia Social.

https://www.elsaltodiario.com/coronavirus/coronavirus-lucha-clases-hambre-precariedad-subsidios-los-que-no-tienen-que-comer