Huelga Feminista 8M 2019

SOLIDARITAT OBRERA BARCELONA

Mujeres libres, seguras e independientes. Qué bonito sería un mundo en el que las mujeres disfrutáramos de la vida, de la libertad y de nuestra independencia sin haber sido educadas en sociedades androcentristas basadas en sistemas patriarcales. Pero la realidad no es así, las mujeres no estamos seguras. Nos violan, nos explotan y nos matan con total impunidad en un mundo machista y patriarcal en el que la palabra del hombre y, por tanto, su justicia, son ley divina.

Si durante el siglo XX la lucha feminista había avanzado mucho, aunque no lo suficiente, luchando contra el machismo más radical, en los últimos años estamos sufriendo un retroceso de nuestras libertades que hace que se haya convertido en una cuestión de emergencia. La lucha por parte de todas nosotras se hace del todo necesaria, no sólo para defender lo que ya habíamos logrado, sino para acabar de una vez por todas con el machismo, los malos tratos y la impunidad de los maltratadores y los violadores ante la justicia, para acabar con la diferencia salarial, para acabar con tener que demostrar más que los hombres nuestra valía en el mundo laboral… La lucha por parte de todas nosotras es necesaria para frenar el avance del fascismo. El fascismo nos quiere sumisas, obedientes y sin otra capacidad que ser meros adornos del hombre, tal y como nos contaban nuestras abuelas.  Aquellas abuelas que, las que pudieron, se rebelaron contra su statu quo y empezaron un camino que es nuestra obligación, de las mujeres de hoy, defender y continuar.  Es nuestra obligación continuar aquel camino para que al final lleguemos al punto en el que la igualdad de género sea una realidad en todos los sentidos y facetas de la vida.

Aunque nos duela admitirlo, inconscientemente, nosotras reproducimos los micromachismos que nos rodean y que nos han ido calando desde pequeñas. Se trata de una cuestión de coeducación, educación en igualdad a niños y a niñas, en todos los ámbitos de nuestra vida, como el hogar, el colegio, la televisión… También se trata de una cuestión de justicia, es intolerable que un maltratador, un violador o un asesino de mujeres quede en libertad en nuestra sociedad, es intolerable que la palabra de la víctima no valga nada respecto a la del depredador. Tal vez, no sólo se trate de educación y justicia, pero seguro que es un buen comienzo para empezar a sembrar la semilla de la igualdad, el respeto y el derecho de todas de cara a las futuras generaciones.

Continua llegint