Legal sí, ético no.

METRO DE BARCELONA

Que un sindicato decida abandonar la plataforma conjunta aprobada en asamblea de trabajadores nos puede parecer algo raro, pero no deja de ser algo lícito y que forma parte de las reglas del juego de una negociación. Tampoco nos preocupa demasiado, a nivel sindical, que lo haga por los motivos que explica en su comunicado. Allá ellos con lo que le han prometido sobre la famosa frase sus creadores y que ahora, evidentemente, no pueden cumplir.

Lo que nos parece inmoral, poco ético y, por qué no decirlo, hasta una traición en toda regla, es que se permita el lujo de presentar a la empresa, en la mesa de negociación de convenio, una plataforma que no tiene ABSOLUTAMENTE nada que ver a la que presentó al resto de los sindicatos para ser debatida en la negociación de una plataforma conjunta. La plataforma original que aprobaron lxs afiliadxs a UTM constaba de 8 páginas. Ahora, después de haber visto las propuestas de los demás sindicatos y la plataforma conjunta acordada, pasa mágicamente a tener 12 páginas. Es curioso ver como ahora sí que se les ocurre incluir cosas que antes, a pesar de contar con varios meses para prepararla, en su plataforma no habían tenido interés en incluir. Está claro que, dado que no parecen ser capaces de realizar por sus propios medios una plataforma seria, han tenido que “fusilar” la plataforma conjunta copiando hasta en el mínimo detalle.

Para nosotros es una deslealtad y una vergüenza que un sindicato se niegue de apoyar la plataforma conjunta trabajada y confeccionada por todos los sindicatos, y aprobada en asamblea general, para luego apropiarse de ella sin ningún rubor.

UTM, en su comunicado, dice “no nos ha dejado otro camino más que la renuncia a esa plataforma conjunta a la que habíamos accedido”. Una vez leída esta segunda plataforma, vemos que más que renunciar a ella, lo que han hecho es copiar el trabajo de los demás sindicatos, entre ellos nosotros, y presentar una plataforma idéntica a la conjunta, aunque eso sí, añadiendo algunos puntos de su “carta a los reyes magos” que no fueron aceptados en el proceso de negociación y puesta en común. Además, quitan frases esenciales en temas tan delicados como, por ejemplo, la violencia de género, propuestos por este sindicato. Imaginamos que no les debe parecer un tema importante.

Quizás tengamos la piel muy fina, o quizá, es que, a pesar de que somos un sindicato crítico cuando hace falta, nos consideramos leales al trabajar con los demás, aunque no siempre compartamos los mismos puntos de vista. Pero, desde luego, si Solidaritat Obrera se va de la plataforma conjunta, sería para aportar la plataforma que nuestra asamblea de afiliados aprobó en su momento. Nosotrxs siempre hemos ido de cara, eso no nos lo pueden negar ni nuestros enemigos. Por ello, se nos caería la cara de vergüenza siendo tan desleales. Otros hacen y deshacen sin ningún tipo de manía y, encima pretenden quedar como víctimas en este proceso. Lo dijimos, hay cosas que no dejaremos pasar, ni ahora ni nunca. Escribiremos sobre ello como siempre hemos hecho y seguiremos haciendo.

En todo caso sí pedimos una reflexión al resto de sindicatos cara al futuro de esta negociación: ¿alguno de nosotros estaría en disposición de firmar un convenio de eficacia general, si dependiera de un sindicato que, en nuestra opinión, se ha apropiado del trabajo de todos y todas de una forma torticera y traicionera? Al sindicato UTM les pediríamos también que reflexionaran y que tuvieran un poco de dignidad. Deberían devolver el miembro que tienen en este proceso negociador y que no les tocaba legalmente (lo obtuvieron gracias a la generosidad del resto de sindicatos), y así lo ocupara alguien que, al menos, no dudemos si hará un uso correcto y ético.