Sobre la Asamblea General de trabajadores

METRO DE BARCELONA

Para Solidaritat Obrera el hecho que una plataforma conjunta del Comité de Empresa no sea refrendada por la práctica totalidad de los asistentes supone un primer escollo para afrontar la negociación con la Dirección. La mayoría de la plantilla siempre ha pedido, y en ocasiones exigido, que el Comité de empresa esté unido ya sea en negociaciones de convenio o en conflictos. Esa unión entendemos que en ocasiones se ha malentendido por parte de todos. La unión del Comité, tal y como la entendemos nosotros, debe ser una unidad de acción y nunca de pensamiento. La unidad de pensamiento nunca ha llevado a nada bueno, ya que la diversidad de opiniones enriquece el debate para una vez llegado a un acuerdo en asamblea ir todos a una con él. Pero ese acuerdo no se debe quedar únicamente en el Comité, ese acuerdo y ese debate debe darse en las asambleas de trabajadores. Si siempre hemos defendido el empoderamiento de las asambleas no podemos más que reconocer que el jueves 19 ese empoderamiento no se dio. Y aunque no fuimos los artífices de ello, debemos pedir disculpas

Tenemos delante una negociación de convenio que será difícil y exigente. Como ya dijimos, la frase que iniciaba a plataforma y que disgustó a una parte de la plantilla no nos gustaba, nos referimos a esta: “Una vez se avance la negociación el máximo posible, apoyados en la unidad de la plantilla, se introducirán en la negociación peticiones para categorías concretas.”

En Solidaritat Obrera entendimos que podía servir para dividir a la plantilla, y que la empresa la podría utilizar para introducir una cuña en la unidad de la lucha. Por ello votamos en contra de su inclusión en la plataforma conjunta. Una vez perdida la votación y que una mayoría del comité decidiera introducir la frase, decidimos que, aun así, el grueso de nuestra plataforma estaba recogido en ella y, por tanto, en busca de mantener una unidad de acción (¡que no de pensamiento!) dentro del Comité y propiciar el mejor escenario para todos los trabajadores defenderíamos la plataforma aprobada por la asamblea.

Pero esa unidad no debe circunscribirse únicamente al Comité, hemos de esforzarnos en que esa unidad se extienda a la plantilla, y con asambleas como ésta última no lo conseguiremos. Debemos dar voz a los trabajadores, más cuando lo único que se quería votar era la exclusión o no de una frase que a día de hoy sigue siendo ambigua y confusa hasta para sus defensores. Para nosotros la gran diferencia radica en que los demás puntos de la plataforma son claros e inclusivos, todos podemos defenderlos y apoyarlos puesto que son de ámbito general y no dividen, esta frase ni es clara ni es general con lo que presumiblemente provoque diferencias entre colectivos. Una asamblea a la que asiste menos de un 10% de la plantilla, es un fracaso. Y el primer paso que debemos dar debe ser para recuperar la asistencia a las asambleas. Únicamente con el apoyo de la plantilla en asambleas y movilizaciones, conseguiremos llevar a buen puerto este convenio. Un convenio que sea bueno para el conjunto de los trabajadores y no sólo para unas cuantas categorías.