EBEP EN METRO BCN: NI LEGAL, NI JUSTO

Después de admitir la empresa, dos veces y por escrito, que el EBEP en su conjunto no es de aplicación en Metro y que no se aplicará, ¿alguien ha leído alguna cosa de quienes decían que todo o parte era de aplicación y que defienden su aplicación negociada? ¿Algún Directivo ha dimitido por asegurar el 20 de noviembre que el EBEP se aplicará sí o sí en Metro? La respuesta a las dos preguntas es sencilla: NO.

El lunes a las 23 horas se nos hace llegar, junto con la propuesta de la Dirección, lo que llevamos pidiendo tres sindicatos hace días: el informe de Bon Govern a la AMB donde se solicita la conversión de contratos temporales a fijos/indefinidos.

La sorpresa es mayúscula al ver que nadie habla del EBEP, ni Bon Govern ni la AMB, y más sorprendente es ver como el informe de Bon Govern es sesgado y tendencioso por no decir que literalmente mutila articulados de leyes de forma partidaria.

Ante todo esto en Solidaritat Obrera decimos, alto y claro, que la Dirección nos ha intentado engañar para justificar legalmente el EBEP y nos engaña ahora, en esta propuesta, donde nos quiere colocar el concurso de méritos de forma negociada.

Vayamos por partes: AMB es un ente local supramunicipal que se rige por el EBEP en su contratación de personal y que se financia, entre otras muchas partidas, de los presupuestos generales del Estado y de los de la Generalitat, por lo tanto, debe cumplir también sus normas legales en contratación pública.

La AMB es propietaria, al 100%, de Metro de Barcelona, que se constituye como sociedad anónima mercantil.  TMB es una Sociedad limitada de tan solo dos empleados a los cuales no se les aplica el EBEP ni el concurso de méritos. Lógico también por ser una sociedad limitada y porque esos dos empleados son el Conseller Delegat y su Presidenta, ambos nombrados a dedo y sin concurso de méritos. Metro y Bus ostenta cada una el 50% de acciones de TMB, es decir, TMB no es nuestra propietaria si no que es al revés, en un 50%. Explicado lo anterior, extraído de la información pública del portal de transparencia de TMB y AMB, a nosotros nos queda claro que solo la AMB es un ente de carácter público, que se nutre de dinero público y que se rige por las normas y leyes de la administración.

Metro, como toda sociedad anónima mercantil debe cumplir con todas las leyes que le sean de aplicación, pero también debe regirse por el Estatuto de los Trabajadores además de por sus acuerdos, pactos y convenios para la contratación de personal, esto significa que, evidentemente, ni el EBEP ni el concurso de méritos son de aplicación.

Pues bien, primera trampa en la petición de Bon Govern a la AMB donde se acude al artículo 33 de los presupuestos de la Generalitat de Catalunya, que normaliza de qué forma se debe contratar en las empresas de carácter público y de la administración, recordemos Metro es sociedad anónima mercantil, pero obvia la parte final del artículo en cuestión que dice textualmente “i, si escau, els convenis col.lectius aplicables”. Es decir, además de argumentar un artículo de contratación en la administración pública de la Generalitat de Catalunya, borran de él la parte que aún nos salvaría de esta situación. Ya que resulta que tenemos convenios, pactos y acuerdos donde se habla de cómo se contrata.

Casualidades de la vida, en las que no creemos, el informe enviado al comité de empresa donde Bon Govern pide un dictamen jurídico sobre la aplicación del EBEP y la famosa sentencia de AENA, pretende servir como justificación de un dictamen de un ente independiente que dé validez a las pretensiones de la empresa.

Este dictamen acaba su valoración advirtiendo a la Empresa de que, si la pregunta se hace de forma tendenciosa, es decir es de aplicación del EBEP y la sentencia en Metro, la respuesta es afirmativa, pero recuerda y destaca que los convenios colectivos son una fuente de relación laboral y que por lo tanto también se deben tener en cuenta pero, casualmente, nadie se los ha enviado y se desconoce el contenido. Vaya manía tienen en la Dirección y en Bon Govern de olvidarse de los convenios. Está claro que si preguntas lo que quieres oír la respuesta te gustará y, si no quieres oír verdades que no te gusten, entonces esconde los convenios.

Por si no tuvieran bastante con mentir en el informe, borrando parte del articulo mencionado, se despachan haciendo mención a la disposición adicional vigésimo novena de los Presupuestos Generales del Estado titulada “Contratación de personal de las sociedades mercantiles públicas y las entidades públicas empresariales” es decir que se acogen a una ley y un artículo que habla de sociedades públicas cuando, recordemos, Metro es una sociedad anónima mercantil.

Legislación tendenciosa aparte, debemos atenernos a la respuesta de la AMB, con la única condición de la famosa tasa de reposición, que autoriza a Metro a pasar a fijos/indefinidos todas las peticiones hechas, no mencionan ni aplicación de EBEP ni concurso de méritos en ningún sitio.

Ante lo anteriormente escrito, a nosotros se nos viene una pregunta a la cabeza ¿No será que Bon Govern ha sido demasiado partidista en su certificación, dando por supuesto que en Metro se ha de aplicar el EBEP o el concurso de méritos, cuando quien sí tiene que aplicarlo es la AMB a su plantilla, cosa que ya hace? Vista la respuesta, por parte de la AMB, deben desconocer nuestra entidad jurídica y nuestros convenios, pactos y acuerdos, que lo dudamos seriamente, o que después del fiasco de tantos años de una nefasta contratación, sin pedir la tasa de reposición por puestos de trabajo estructurales, ahora alguien, AMB o TMB, debe salvar los muebles o justificar de alguna forma como ha podido suceder eso y, de paso, aprovechamos para meter el EBEP o el concurso de méritos para justificar ante la Generalitat o el Estado tal desaguisado.

De todo esto sacamos, también, la intención de la empresa de aplicarnos en un futuro los recortes o disposiciones en presupuestos de la Generalitat de Catalunya, ya no sólo del Estado, con lo que preparémonos porque la puerta abierta es grande, tanto para fijos como eventuales.

Por último, mencionar que, por si quedaba alguna duda, este sindicato seguirá negando la mayor con respecto a la afectación de la famosa sentencia del supremo sobre AENA. Esperemos que algunos sindicatos, como mínimo ahora, reflexionen su postura, por la naturaleza jurídica de Metro, sociedad anónima, y siendo esta sentencia de afectación a una empresa mercantil de carácter público con el EBEP como forma de contratación en su convenio.

En Solidaritat Obrera creemos que cuando pedimos justicia debemos entender, también, algo de legalidad (para aborrecerla más), y para ver como ciertos poderes políticos, empresariales o públicos ya no hablan de justicia si no que simplemente quieren legalidad, que es cambiante y la pueden dictar.

Para un sindicato la legalidad debe ser una opción, la justicia un fin.

CONCENTRACIÓN FuckEBEP 28D: GRACIAS

Metro de Barcelona

Desde Solidaritat Obrera queremos felicitar a todas y todos los compañeros y compañeras que ayer acudieron a Plaça Sant Jaume a decir, bien alto y bien claro, ¡NO AL EBEP! Los relevistas, los de obra y servicio, los de la bolsa de verano y los fijos/indefinidos habéis demostrado ayer tanta dignidad y tanta solidaridad que no cabía en la plaza.

A pesar del frío, muchos compañeros y compañeras habéis decidido acudir a la concentración, de forma alegre pero combativa, y habéis demostrado que nuestra lucha es por derechos. Las personas que formamos este sindicato nos hemos sentido uno más, y por ello nos sentimos felices, además de orgullosos de que nos dejéis caminar y luchar a vuestro lado. Gracias de todo corazón.

También damos las gracias a la Dirección de Metro por el “maravilloso” Infometro que salió ayer. Si os hubiéramos pedido que escribieras algo, no lo hubierais hecho mejor. No hay nada más motivador para la plantilla de Metro que estos escritos: pretenden desmovilizar, pero se convierten en una fuente de rabia inspiradora para que los trabajadores y trabajadoras se sientan interpeladas para salir a luchar. Dicen que el miedo es libre, debe ser verdad y debe estar haciendo estragos en Zona Franca y en el Ajuntament, pero ya sabéis que la solución es vuestra, retirar vuestras intenciones sobre el EBEP, sin medias tintas y vacías promesas, y podréis respirar.

Ha sido tal el entusiasmo y determinación transmitido por los asistentes a la concentración, que se merecen que TODAS las secciones sindicales aunemos esfuerzos. Por encima de nuestras diferencias (que haberlas, haylas), debemos trazar una hoja de ruta común, surgida del mandato de la Asamblea.

A aquellos y aquellas que habéis venido por obligación (ya sabéis de quienes hablamos) reflexionad, recapacitad y rectificad. Habéis pasado más frío que nosotros al no tener nadie al lado. Quizás ha llegado el momento de que os arriméis al calor combativo de la plantilla y quizás ha llegado el momento en que el conjunto del Comité cierre filas y se siente en mediación con la clara voluntad de impedir que la empresa aplique siquiera ni un solo artículo del funesto EBEP.

A todos y a todas, queremos recordaros que este lunes 4 a las 10 de la mañana en la calle Albareda n° 2, el comité de huelga está convocado para el acto de mediación cara a la huelga del día 11. Sería bonito ver, al menos, las mismas caras de ayer y, si fuera posible, muchas más.

EL TIMO DE LA ESTAMPITA

METRO DE BARCELONA

  “El esquema de la estafa consistía en dos cómplices; uno de ellos se hacía pasar por una persona con problemas mentales, que en la jerga es apodado el tonto, quien llevaba un sobre lleno de billetes a los cuales no daba importancia alguna porque creía que eran meras estampitas. El personaje entablaba conversación con algún viandante, el primo, y en ese momento entraba en escena otro de los estafadores, el listo, quien proponía a la víctima hacerse con el dinero por medio del engaño. Entonces, el incauto ofrecía al tonto una pequeña cantidad de dinero por las estampas del sobre; éste aceptaba y entregaba el sobre. Una vez que el listo y el tonto se habían marchado, la víctima se daba cuenta de que en el sobre no había dinero, sino papeles sin valor.”
Fuente: Wikipedia

En nuestro afán por hacer comprensible la situación actual sobre los cambios de contratación hoy explicaremos, o lo intentaremos al menos, a través del famoso “timo de la estampita” lo que para nosotros significa “comprar” sin más lo que la Dirección de TMB nos ha planteado a todo el Comité de Empresa.

En esta analogía existen tres protagonistas, “el Tonto” (la Dirección de Metro), “el Listo” (la asesoria legal de la Dirección) y “el Primo” (el Comité de Empresa de Metro). Como en el timo real “el Tonto” (Dirección) acude “al Primo” (CE) por que tiene unos maravillosos 469 puestos de trabajo que puede reconvertir en fijos/indefinidos de forma mágica, claro al ser “el Tonto” no sabe que hacer, pero si sabe que “al Primo” le interesan esos 469 puesto de trabajo fijos/ indefinidos. Como no falla nunca en este timo, aparece por allí “el Listo” (asesoria legal de la Dirección) que propone un maravilloso acuerdo para que “el Primo” se quede con los 469 contratos de fijos/ indefinidos a través de una esplendida jugada para todas las partes.

“El Listo” plantea, que debido a que “el Tonto” tiene un problema, ha contratado mal durante muchos años, debe regularizar ese método de contratación a través del EBEP (Estatuto Básico del Empleado Publico) para que así nadie le denuncie ni le recrimine que contrata mal, para ello empezara por hacer un concurso de meritos, amañado y de pega, para que esos 469 contratos que deben hacerse fijos/indefinidos lo sean después de pasar esos méritos, de esta forma “el Primo” ya tiene 469 trabajadores mas a fijos/indefinidos, aunque sea con artimañas. Recordamos aquí, que la AMB (Área Metropolitana de Barcelona) no exige ningún tipo de requisito o cambio en el sistema de contratación en TMB para que esos 469 puestos de trabajo sean fijos/indefinidos de forma automática. Pero aquí empieza el “timo”, para que esto ocurra se le exige “al Primo” que acepte saltarse convenios, acuerdos y pactos, vinculantes para las dos partes, y que regulan la forma de contratación en Metro, y acepte que a partir de ahora la contratación se rija por el EBEP.

Este EBEP es el mismo que ha llevado a mas de 850.000 trabajadores de las administraciones publicas a cursar multitud de demandas por temporalidad abusiva y discriminación, el mismo por el cual la Comisión Europea ha requerido al estado al existir indicios de que las Administraciones españolas incumplen la normativa comunitaria,  al abusar de su relación temporal sucesiva, sin reconocerles estabilidad en el empleo público.

Llegados a este punto se trata de las voluntades de las partes, una es la “del Primo” el consentir ser timado, la otra es la “del Tonto” en aceptar el consejo “del Listo” en realizar una jugada de dudosa legalidad jurídica.

¿Por que decimos “jugada de dudosa legalidad jurídica”?Con lo que “el Tonto” y “el Listo” no cuentan es que hay una parte de “el Primo” que también cuentan con su propio amigo “Listo”, que serian las asesorias jurídicas de varios sindicatos, que advierten que la jugada planteada no es necesaria y que en ningún caso ven base legal para la aplicación del EBEP en Metro, en consecuencia no entienden que en Metro se deba contratar a través de esta formula.

Ya hemos explicado lo que significaría la contratación a través del EBEP en Metro y el incumplimiento de pactos, acuerdos y convenios que supondría si aceptamos “el timo de la estampita” que nos propone la Dirección. Si lo explicado es de conocimiento de todas las secciones sindicales de Metro presentes en el comité no entendemos como algunos todavía quieren “ser Primos” y no son capaces de ver como entre “el Tonto” y “el Listo” pretenden, que a través del beneplácito del Comité de Empresa, se implante un sistema de contratación precario, injusto y de temporalidad infinita.

Para nosotros queda patente que “el Tonto” (Dirección) no es tan tonto, “el Listo” (asesoria legal de la Dirección) no es tan listo y que “los Primos” (Comité de Empresa) son primos si ellos, y sus necesidades sindicales, así se lo permiten.

Para Solidaritat Obrera queda claro que no vamos a ser parte de “los Primos” que compren la estampita a cambio de vender los acuerdos, pactos y convenios vigentes.

RIESGO CERO

METRO DE BARCELONA

En esta complicada y frenética época golpeada sin descanso, azotada por el impacto de una pandemia de escala global, acompañada del martilleo constante de múltiples medidas sanitarias, políticas y económicas, y dónde vemos cómo a diario se continúan erosionando los principales derechos y aspiraciones de la clase trabajadora; es y continuará siendo un deber ineludible de la clase trabajadora permanecer siempre alerta ante los profundos cambios que se suceden velozmente en nuestras relaciones laborales, económicas y sociales, así como su afectación y gestión en todas nuestras relaciones con el medio en que nos desarrollamos.

Bajo el paraguas del actual marco jurídico y la aplicación de las diferentes iniciativas políticas en la lucha contra la pandemia, se ha permitido la implantación primero, y la justificación después, de una serie innumerable de medidas de suspensión de derechos fundamentales, dirigidas en principio para frenar el contagio. La manifiesta ausencia de verdaderas políticas en materia de prevención con fuertes fundamentos científicos, choca de pleno contra una realidad en que se nos pretende imponer un discurso neutro en el cual el virus no entiende de desigualdades de clase.

Fuente: El Salto

Es evidente que el impacto causado por este azote de hoy acentúa toda desigualdad previa, y afecta en mucha mayor medida a la clase trabajadora en toda su diversidad, y por ello es necesario permanecer alerta ante la exhibición de fuerza y contrarrestar aquellos efectos que sufrimos como trabajadores, en todo lo posible y siempre que esté en nuestras manos. Un claro ejemplo de ello son la ingente aplicación de medidas reguladoras sobre aquellos sectores considerados principales focos de contagio y centrados sobre todo en el ocio (bares, restaurantes, discotecas, reuniones familiares…) o su consumo cultural (cines, teatros, museos, centros comerciales,…), y la notoria ausencia de los mismos en el propio sistema productivo del que formamos parte. Será que la clase trabajadora se contagia siempre relajada tomándose unas birras, un surtido variado de sushi, o en el cumpleaños del abuelo, pero jamás en los desplazamientos enlatados en el transporte público cuando se dirigen a sus respectivos empleos.

No nos engañemos, como trabajadoras de Metro conocemos de primera mano cómo el desarrollo de nuestra actividad laboral en un sector considerado esencial en todo decreto ley entraña una serie de riesgos inherentes. Riesgos que no olvidemos hemos conseguido minimizar gracias a nuestra responsabilidad y profesionalidad, a pesar de las básicas normas de prevención implantadas en el desarrollo diario de nuestras funciones, a golpe de gel de manos, y desgastadas mascarillas alargadas hasta su descomposición en nuestro uso diario, y todo ello conseguido incluso ante la insuficiencia de medidas suficientes o tras la supresión de alguna de las implantadas con anterioridad. También conocen bien ese riesgo nuestros familiares y amigos, y todas nuestras relaciones sociales que se han visto afectadas al continuar con nuestro propio ejercicio de responsabilidad individual en nuestra vida privada.

Pero llegados a este momento, es hora de aplicar en nuestro día a día la recomendación con la que empezábamos, protegernos como clase y empezar a vigilar a los vigilantes en todas aquellas pequeñas áreas de influencia individual, y asumir que con los precarios medios de los que disponemos, si no van acompañados de medidas de mayor calado en el desarrollo de nuestra actividad diaria, se podría estar asumiendo un riesgo innecesario en nuestros puestos de trabajo.

Y afirmamos esto en consecuencia, tras valorar detenidamente la evolución reciente de nuestro día a día en diferentes áreas, aunque nos centraremos de momento y a modo ilustrativo en varios ejemplos cotidianos en explotación.

Desde el aumento de la oferta el pasado mes de septiembre, se ha observado un aumento innecesario de la movilidad de los AAC que se traduce en interminables traslados que, además de rayar la improductividad, dispara la posibilidad de exponer a un riesgo grave a la propia plantilla.
Esta modificación en los parámetros de movilidad no es una situación que nos sea desconocida, y aunque ya ha existido previamente y tengamos una opinión bien formada sobre la estrategia subyacente al respecto, sí que creemos que raya la inmoralidad en las circunstancias actuales, y por eso recomendamos desde aquí a los responsables una acción enérgica encaminada a minimizar todo riesgo grave e inminente. Este aumento de los desplazamientos se da en todas las líneas turnos y horarios, hasta el punto que existen situaciones concretas dónde, a causa de la organización actual del trabajo, ya no es posible actualmente seguir las recomendaciones básicas de autoprotección: viajes en testera contraria ya ocupada por compañeros en las mismas circunstancias, relevos sin poder mantener la separación física mínima entre trabajadores y viajeros, o servicios de maniobras sin la dotación de desinfectante necesaria para limpieza del pupitre, sin ir más lejos.

Por ello, exigimos una racionalización en los servicios encaminada a eliminar todo riesgo para la plantilla, reducir los traslados, y eliminar toda situación de riesgo existente y detectada en beneficio de la salud de la plantilla. Asimismo, recomendamos a todos los trabajadores que, primero no asuman ningún riesgo innecesario de forma voluntaria; y segundo, de tener alguna duda concreta en el desarrollo de sus actividades que pueda ser considerada una exposición a un riesgo grave e inminente tal y como recoge la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, manifiesten sus inquietudes a sus superiores en busca de la información necesaria y la adopción inmediata de las medidas de protección oportunas.

Artículo 21. Riesgo grave e inminente.

1. Cuando los trabajadores estén o puedan estar expuestos a un riesgo grave e inminente con ocasión de su trabajo, el empresario estará obligado a:

a) Informar lo antes posible a todos los trabajadores afectados acerca de la existencia de dicho riesgo y de las medidas adoptadas o que, en su caso, deban adoptarse en materia de protección.

b) Adoptar las medidas y dar las instrucciones necesarias para que, en caso de peligro grave, inminente e inevitable, los trabajadores puedan interrumpir su actividad y, si fuera necesario, abandonar de inmediato el lugar de trabajo. En este supuesto no podrá exigirse a los trabajadores que reanuden su actividad mientras persista el peligro, salvo excepción debidamente justificada por razones de seguridad y determinada reglamentariamente.

c) Disponer lo necesario para que el trabajador que no pudiera ponerse en contacto con su superior jerárquico, ante una situación de peligro grave e inminente para su seguridad, la de otros trabajadores o la de terceros a la empresa, esté en condiciones, habida cuenta de sus conocimientos y de los medios técnicos puestos a su disposición, de adoptar las medidas necesarias para evitar las consecuencias de dicho peligro.

2. De acuerdo con lo previsto en el apartado 1 del artículo 14 de la presente Ley, el trabajador tendrá derecho a interrumpir su actividad y abandonar el lugar de trabajo, en caso necesario, cuando considere que dicha actividad entraña un riesgo grave e inminente para su vida o su salud.

3. Cuando en el caso a que se refiere el apartado 1 de este artículo el empresario no adopte o no permita la adopción de las medidas necesarias para garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores, los representantes legales de éstos podrán acordar, por mayoría de sus miembros, la paralización de la actividad de los trabajadores afectados por dicho riesgo. Tal acuerdo será comunicado de inmediato a la empresa y a la autoridad laboral, la cual, en el plazo de veinticuatro horas, anulará o ratificará la paralización acordada.

El acuerdo a que se refiere el párrafo anterior podrá ser adoptado por decisión mayoritaria de los Delegados de Prevención cuando no resulte posible reunir con la urgencia requerida al órgano de representación del personal.4. Los trabajadores o sus representantes no podrán sufrir perjuicio alguno derivado de la adopción de las medidas a que se refieren los apartados anteriores, a menos que hubieran obrado de mala fe o cometido negligencia grave.

Documento relacionado ->

RESOLUCIÓN INSPECCIÓN DE TRABAJO ACERCA DEL USO DE CHALECOS DE ALTA VISIBILIDAD PARA ACC’s Y MOTI’s

Teletrabajo y Trabajo a Distancia: Empleo para Hoy… Hambre para Mañana.

METRO DE BARCELONA

Este sindicato ha manifestado en repetidas ocasiones, en el seno del comité de empresa de Metro de Barcelona, así como por correo a cualquier trabajador o trabajadora que nos ha preguntado por el tema, su posición contraria al teletrabajo o trabajo a distancia. Lo hemos hecho con argumentos claros y contundentes, en defensa de los puestos de trabajo de presente y de futuro. Ahora los llamados “sindicatos mayoritarios” o “agentes sociales” junto con las organizaciones empresariales y el gobierno se descuelgan con un Real Decreto (RD 28/2020) que pretende regular, e implantar, este modo de trabajo.

Con la publicación del Real Decreto 28/2020, que regula las modalidades de teletrabajo y trabajo a distancia, se abren una serie de preguntas sobre que significa este Real Decreto, como se desarrolla y que puede conllevar en la aplicación diaria en nuestra empresa.

Desde Solidaritat Obrera hemos escogido los puntos de mayor interés y que provocan más dudas para poder solventarlas de una forma razonada, y valorada sindicalmente, que esperamos las aclare a quien se pueda verse afectado por el mismo:

1. ¿A quién se puede aplicar?:

Aplicable únicamente a las relaciones laborales que se desarrollen a distancia con carácter regular, es decir, en un periodo de referencia de tres meses, un mínimo del 30% de la jornada, o el porcentaje proporcional equivalente en función de la duración del contrato de trabajo. No obstante, se establece que mediante la negociación colectiva se podrá fijar un porcentaje de jornada inferior al 30%.

2. El Trabajo a distancia durante el Covid-19:

La Disposición transitoria tercera deja claro que el trabajo a distancia durante el Covid-19 ha quedado excluido del Real Decreto. Esto significa que el teletrabajo implantado durante el periodo de alarma le seguirá resultando de aplicación la normativa laboral ordinaria. Se establece expresamente que las empresas estarán obligadas a dotar de los medios, equipos, herramientas y consumibles que exige el desarrollo del trabajo a distancia, así como al mantenimiento que resulte necesario. La negociación colectiva establecerá la forma de compensación de los gastos derivados de esta forma de trabajo a distancia excepcional. En este punto una mayoría del comité de empresa realizó el pasado jueves 8 de octubre un escrito a la Dirección de Metro para que estas compensaciones se lleven a cabo lo antes posible.

3. La Negociación Colectiva:

Se emplaza a la negociación colectiva a que identifique «los puestos de trabajo y funciones susceptibles de ser realizados a través del trabajo a distancia, las condiciones de acceso y desarrollo de la actividad laboral mediante esta modalidad, la duración máxima del trabajo a distancia, así como contenidos adicionales en el acuerdo de trabajo a distancia y cuantas otras cuestiones se consideren necesario regular».

He aquí para nosotros la frase que puede suponer abrir la caja de Pandora de las desigualdades, como por ejemplo entre personal que esté prestando o pueda prestar su trabajo en esta modalidad y las nuevas contrataciones que se realicen de personal de nuevo ingreso con teletrabajo, o entre personal de trabajo presencial y personal en teletrabajo. La negociación colectiva para Solidaritat Obrera debe ser solidaria, nunca en provecho económico o social para una sola parte de la plantilla aprovechando un Real Decreto.

4. Trabajo a distancia que ya existiera con anterioridad

La aplicación del Real Decreto    no podrá tener suponer ni la compensación, absorción o desaparición de cualesquiera derechos o condiciones más beneficiosas que vinieran disfrutando los trabajadores que ya ejercieran el teletrabajo.

5. Voluntario y reversible:

El derecho a desarrollar el teletrabajo y el trabajo a distancia debe ser por acuerdo entre trabajador y empresa, de forma totalmente voluntaria, y no podrá serle impuesta a la persona trabajadora por ninguna vía, ni siquiera por las que en nuestra normativa laboral admiten la modificación de condiciones de trabajo con causa justificada y procedimiento específico.

6. Control del trabajo a distancia por parte de la empresa:

La empresa podrá adoptar medidas de vigilancia y control para verificar el cumplimiento, por la persona trabajadora, de sus obligaciones. Este control deberá respetar el derecho a la dignidad e intimidad.

7. Derechos sociales y salariales:

Las personas que desarrollan total o parcialmente el trabajo a distancia tendrán derecho a percibir, como mínimo, la retribución total establecida conforme a su grupo profesional, nivel, puesto y funciones, así como los complementos establecidos para las personas trabajadoras que solo prestan servicios de forma presencial, particularmente aquellos vinculados a las condiciones personales, los resultados de la empresa o las características del puesto de trabajo.

8. Registro de jornada:

Realmente no era necesario establecer que en caso de trabajo a distancia hay que registrar diariamente la jornada de trabajo, ya que la obligación de registro diario de la jornada ya era obligatoria (con o sin teletrabajo). El registro horario deberá incluir, entre otros, el momento de inicio y finalización de la jornada.

9. Prevención de riesgos laborales:

La evaluación de riesgos y la planificación de la actividad preventiva del trabajo a distancia deberán tener en cuenta los riesgos característicos de esta modalidad de trabajo. En particular, se deberá poner el énfasis en los factores psicosociales, ergonómicos y organizativos.

10. Compensación de los gastos:

El desarrollo del trabajo a distancia deberá ser sufragado o compensado por la empresa. No podrá suponer la asunción por parte de la persona trabajadora de gastos relacionados con los equipos, herramientas y medios vinculados al desarrollo de su actividad laboral.

Una vez analizado el Real Decreto os rogamos que lo leáis atentamente y no dudéis en reclamar, a través de vuestros sindicatos y del Comité de Empresa, aquellas partes que se pueden estar incumpliendo por parte de TMB.

Dicho esto, este sindicato lo que no va a hacer nunca es negociar el desarrollo de este Real Decreto para comodidad y beneficio de unos pocos y pocas, como ya hemos escrito en el punto 3 de la negociación colectiva, para nosotros toda negociación ha de ser solidaria y no debe crear discriminaciones de presente o de futuro entre colectivos o áreas  de la misma empresa, estaremos en los supuestos de la conciliación de la vida laboral y familiar como derecho, las compensaciones que se puedan derivar de los gastos que conlleve el teletrabajo para los afectados y afectadas y de aquellas problemáticas que se deriven de su implantación pero que nadie nos busque en una negociación que ponga en peligro puestos de trabajo o el futuro de nuestra de empresa aprovechando la excusa del “deber de la negociación colectiva” contemplada en este Real Decreto. Para nosotros y nosotras esto es toda una convicción razonada y meditada.

Nuestra convicción de la visión de la aplicación de este tipo de trabajo, y su uso por parte de las grandes empresas y corporaciones, viene dada por la reciente historia laboral de nuestro país donde grandes corporaciones (Telefónica, Endesa, Agbar, Banca etc..) comenzaron a implantar este tipo de trabajo en sus administraciones y áreas de gestión a sus empleados y empleadas. Estos aceptaron esta nueva forma de trabajo sin llegar a pensar que al cabo de unos años serian carne de ERE’s, despidos o en el mejor de los casos jubilaciones anticipadas pues las Direcciones de estas grandes corporaciones vieron la oportunidad de contratar a empresas externas y subcontratar el trabajo que se hacía por personal interno a través de empresas dedicadas a la administración y gestión empresarial. Así llego la realidad de los “contact center” (Atento, Konecta etc.) que lo mismo te gestionaban un recibo de Endesa como una factura de Telefónica o un recibo de la Caixa.

Las grandes empresas que habían tenido personal de administración y gestión utilizaron el teletrabajo para externalizar estas funciones, acabando así con puestos de trabajo internos y la creación de empleo externo, precario y subcontratado, y aprovechando la oportunidad para deslocalizar empleos con parámetros puramente económicos y no de calidad.

Si los trabajadores de Metro del área de administración no vemos esto, es que no hemos aprendido absolutamente nada en esta pandemia sobre lo escrito anteriormente. Si durante los tres meses de pandemia, con las oficinas de TMB vacías en todas sus ubicaciones, Metro ha funcionado, ¿qué impide a cualquier Directivo de nuestra empresa hacer un plan de externalización para ahorrar los gastos de nómina, de equipos, de logística y de cotizaciones a la seguridad social del personal en teletrabajo? ¿qué le impide realizar pequeños lotes de externalizaciones a empresas de gestión y administración de empresas por cuenta ajena?

Si una empresa de telemarketing me gestiona los Punts TMB y la gestión digital de TMB más barato, que no mejor, ¿por qué no puedo externalizarlo?

Si una empresa de logística me gestiona la adquisición y el reparto de material fungible de la red más barato, no mejor, ¿por qué no puedo externalizarlo?

Si una empresa de administración externa me elabora las nóminas y las cotizaciones de la seguridad social más barato, no mejor, ¿por qué no voy a externalizarlo?

Si una empresa de ingeniería me planifica y proyecta una mejora técnica además de una asistencia rápida más barata, no mejor, ¿por qué no puedo externalizarlo?

Si una empresa de gestión de personal me administra las altas y bajas de contratación de personal más barato, no mejor, ¿por qué no voy a externalizarlo?

Si una empresa de consultoría y contabilidad empresarial me gestiona la contabilidad y los presupuestos más barato, no mejor, ¿por qué no voy a externalizarlo?

Si una empresa de comunicación me gestiona las comunicaciones externas e internas y me gestiona el gabinete de prensa y comunicación más barato, no mejor, ¿por qué no voy a externalizarlo?

Si una empresa de servicios externa me garantiza la gestión de cualquier otra área de administración y gestión más barato, no mejor, ¿por qué no voy a externalizarlo?

Si una empresa de selección y formación de personal me gestiona estas dos facetas más barato, no mejor, ¿por qué no voy a externalizarlo?

Visto lo anterior, hay que tener muy presente que los Directivos de esta empresa no piensan en el trabajo bien hecho si no en ahorrar costes, como en cualquier otra empresa, con lo que ahorrarse oficinas, equipos, conexiones, nóminas y cotizaciones, así como problemas de gestión de personal, es un caramelo muy apetecible que este Real Decreto, y la actitud de quienes no ven un peligro en esta forma de trabajo, les está dejando a la puerta de sus oficinas de la 7ª planta de Zona Franca.

Vayamos más allá, no dudamos que desde administración de personal ya se haya hecho el estudio de un sobrante de 300 a 400 empleos, sólo en oficinas, que el teletrabajo les ha demostrado, desde la perspectiva de más barato, pero no de más calidad, como prescindibles y externalizables.

Quizás muchos de los que ahora ocupáis esos puestos seréis los últimos que lo hagáis, para luego pasar, a cuentagotas y de forma poco traumática, a ser desarrollados por empresas externas como las mencionadas anteriormente. Nosotros no luchamos sólo por el ahora, luchamos por el futuro de una empresa pública y social, que defienda el empleo y no la precarización ni la externalización.

Quizás lo que escribimos no gusta ser leído, pero creemos que un sindicato debe, es más, es su obligación, decir las cosas como son y no mentir únicamente por rédito sindical y satisfacer a sus afiliados y afiliadas. Para eso ya están aquellos sindicatos que se esconden en retóricas “de defensa de todos y todas las trabajadoras de cualquier servicio” y “en supuestos de discriminación hacia los trabajadores y trabajadoras del servicio de administración” con la intención de negociar un Real Decreto que es un arma envenenada. Si tan claro tienen que no se cumple, lo que deberían hacer es reclamar lo que se ha incumplido, como ha hecho la mayoría del comité de empresa. Lo contrario a eso es vender supuestas esperanzas donde se puedan reclamar beneficios económicos o sociales a través de un Real Decreto, sin alertar de los peligros que puede conllevar el teletrabajo y el trabajo a distancia. Tampoco nos vale el abstenerse en una votación tan seria sobre un escrito donde se reclaman los incumplimientos de este Real Decreto por parte de una mayoría que, quizás, si podemos ver los peligros que supone un escrito donde se solicita una reunión sobre este Real Decreto. Si se está en contra de algo, y así se escribe después de la votación, se vota que NO.

Por último, recordar que el teletrabajo fue una medida obligatoria de prevención durante el periodo de alarma, y que actualmente se tratan de recomendaciones sanitarias que la empresa debe cumplir en todas las oficinas de TMB. Por lo que muchos compañeros y compañeras de oficinas ya llevan tiempo asistiendo de forma presencial a sus puestos de trabajo, cosa que desde aquí les agradecemos y les reconocemos.

Sabemos que es un tema denso lleno de matices importantes, prueba de ello son estas cuatro páginas que hemos querido compartir con vosotros como ejercicio de transparencia de nuestra postura sindical, porque transparencia no es solamente hacer resúmenes casi literales de lo que se dice en las reuniones con los demás sindicatos o con la empresa, para nosotros transparencia es, además, que los sindicatos dejen clara sus intenciones ya sean solidarias o busquen el beneficio de unos pocos con cargo a la masa salarial de todos.

Solidaritat Obrera denuncia irregularidades en ascensos y asignación salarial en Metro de Barcelona

La dirección de Metro de Barcelona sigue empeñada en una espiral de despilfarro salarial. No importa el color político del que ostente la responsabilidad de gestionar una empresa que se nutre de fondos públicos. No importa la grave crisis económica, causada por los efectos de la pandemia del COVID-19, que ha hecho bajar las validaciones a niveles mínimos. Nada de eso hace que se planteen eliminar el reparto de fondos públicos entre ciertos sectores elegidos de la empresa.

Esta vez nos sorprenden creando nuevos puestos de trabajo, de forma unilateral y sin pactar con el Comité de Empresa, tal y como marca el convenio y la legislación laboral, en sectores intermedios de dirección, a los cuales se les asigna una categoría salarial que puede conllevar un salario anual de entre 45.000 y 50.000 euros. Estamos hablando de 8 nuevos puestos de trabajo más una serie de recalificaciones realizadas desobedeciendo un auto judicial sobre un conflicto colectivo (879/2018) donde se dictaban medidas cautelares de paralización de las categorías a recalificar, interpuesto por el Comité de Empresa amparándose, precisamente, en la falta de dialogo y negociación de las mismas. Diálogo que han obviado y menospreciado.

A estos nuevos puestos de trabajo se les asigna una categoría salarial de “Técnico Agregado G” que ha venido siendo ocupada por personal con estudios universitarios técnicos o superiores pero que en esta ocasión sólo se les exige una titulación de FP2 o CFGS (curso formativo de grado superior) sin absolutamente ningún conocimiento especifico mas allá de los que pueda tener cualquier empleado de Metro (Reglamento de circulación y normativas internas). Esta situación provocará que quienes consigan las plazas ofertadas tendrán menos titulación, menos conocimientos de empresa y menos cualidades personales de gestión que a los que deban mandar y gestionar, pues en este caso a estos trabajadores y trabajadoras se les exige la misma titulación y opcional  titulación universitaria, temarios técnicos propios del puesto de trabajo así como capacidad de liderazgo.

Todo lo anterior se vuelve más opaco cuando se contempla que estas plazas, y estos ascensos, no son necesarios puesto que actualmente estos trabajos son realizados por personal de categorías inferiores en una racionalización del trabajo pactada en el convenio colectivo del 2004.

Para Solidaritat Obrera está claro que la nueva Dirección de TMB, con su presidenta Rosa Alarcón a la cabeza, no tiene ningún interés en poner límite a los desmanes del Conseller Delegat de TMB, el señor Gerardo Lertxundi, que lejos de cambiar una gestión lastrada durante muchos años de “enchufismo”, ha decidido potenciar. Esta Dirección de TMB sigue apostando por el amiguismo y el despilfarro en momentos económicamente difíciles y lo que para nosotros es más grave aun sin un dialogo social, abierto y franco, entre empresa y sindicatos. Obviando autos judiciales que le prohíben la realización de estas practicas.

Sección Sindical Solidaritat Obrera Metro de Barcelona
15/09/2020

PERSECUCIÓN SINDICAL EN METRO DE MADRID

Desde la Sección Sindical de Solidaritat Obrera en el Metro de Barcelona queremos expresar todo nuestro apoyo a la compañera de Metro de Madrid sancionada con 8 días de empleo y sueldo por mostrar la vergonzosa e ineficaz gestión de la pandemia por parte de la dirección de Metro de Madrid. La cual durante todo este período ha puesto y sigue poniendo en peligro tanto a su plantilla como a las usuarias del transporte público.

Al parecer la gran preocupación de la Dirección de Metro de Madrid es la afectación sobre su imagen a causa de las denuncias públicas de nuestra compañera. Esa “imagen” que tanto preocupa a la Dirección (preocupación compartida también por la Dirección de TMB) es mucho más importante que la salud de los y las madrileñas usuarias del metro y de sus trabajadoras.

SOLO EL PUEBLO SALVA AL PUEBLO

Comunicado de la “Coordinadora Internacional de Sindicatos de Metro” de la cuál formamos parte Solidaritat Obrera Metro Madrid y Metro de Barcelona.


Desde la Coordinadora de Metros del mundo queremos expresar nuestro compromiso y solidaridad en estos momentos críticos que nos toca vivir producto de la pandemia del COVID19. Como trabajadores y trabajadoras seremos consecuentes hasta el último momento con nuestro compromiso al servicio de la sociedad en su conjunto, en el país que nos encuentre. Pero no estamos ajenos al nuevo escenario político general. A las claras se ve en nuestros países el fracaso del neoliberalismo que deja todo en manos del mercado y el capital, que no dudó en privatizar la salud, la educación y la vida de los trabajadores y trabajadoras.

Podemos ver hoy cómo son los sistemas públicos, el bien de todos y de todas, quienes garantizan la salud y la vida de todos los ciudadanos golpeados por esta pandemia. Sabemos de luchas, sabemos del carácter colectivo de cada una de ellas y esta vez no será la excepción, nuestra historia nos impulsa a puestos de vanguardia y ahí estaremos.

También nosotros pondremos de nuestra parte lo mejor que sabemos hacer, mover nuestras ciudades, para que aquellos que nos cuidan, nos alimentan y mantienen nuestro entorno saludable (médicos y médicas, enfermeros y enfermeras, administrativos y administrativas del sistema sanitario, trabajadores y trabajadoras de limpieza y alimentación, etc.) a quienes sí consideramos héroes por su trabajo esencial garantizando nuestras necesidades básicas. Todos y todas aquellas que se juegan la vida ante un virus que no conoce fronteras y ataca a todos y a todas sin piedad.

Los trabajadores y trabajadoras de los Metros del mundo no somos héroes, tan solo somos trabajadoras y trabajadores con conciencia de clase, creemos que en nuestro ADN Metroviarios viene marcando el servicio al pueblo, más allá de los Gobiernos o Estados, y que en estos momentos tan graves solo tiene una forma de demostrar su solidaridad, la ternura entre los pueblos, a través de su trabajo diario con seriedad, firmeza y determinación de estar haciéndolo.

No hay soluciones mágicas, solo el pueblo salva al pueblo y los trabajadores y trabajadoras de los Metros firmantes tan solo nos debemos a ese pueblo.

La clase obrera seguirá siendo el centro de la unidad y el motor de los cambios revolucionarios

Organizaciones y sindicatos firmantes:

Federación de sindicatos del Metro, Fesimetro – Chile
Federación Nacional de Metroviarios, Fenametro – Brasil
Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro, AGTSyP – Buenos Aires
Trabajadores del Metro – Solidaritat Obrera – Barcelona
Sindicato de Trabajadores y Empleados del Sistema de Transporte, Sintrametro – Medellín
Trabajadores del Metro – Solidaridad Obrera – Madrid
Sistema Nacional de Trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo, SNTSTC – México
Sindicato dos Metroviarios – Belo Horizonte
Sindicato de trabajadores de Metro, Sitramep – Panamá
Sindicato de los trabajadores y trabajadoras del Metro, Sintrameca – Caracas
Sindicato dos Metroviarios – Sao Paulo

L’EXÈRCIT AL METRO DE BARCELONA

METRO DE BARCELONA

A causa de la intervenció del Ejército espanyol en les instal·lacions del Metro de Barcelona, entenem que en tasques de desinfecció, sense haver-nos posat en preavís a la representació dels treballadors i en un acte amb clar sentiment patri i bel·licós d’alguns alcaldes del Àrea Metropolitana de Barcelona, Solidaritat Obrera ha enviat l’escrit adjunt a la Presidenta de TMB, Rosa Alarcón.

En l’escrit es sol·licita tota la informació sobre la intervenció, i en el cas que aquesta tingui utilitat, es realitzi per personal qualificat i preparat, com per exemple, els Bombers de Barcelona, els qui recentment han enviat una carta a l’Alcaldessa de Barcelona oferint-se a ajudar en la crisi del Covid-19 i comunicant la seva sorpresa perquè ningú els hagi utilitzat des de l’inici de la crisi.


Barcelona, 26 de marzo de 2020

A/A: Rosa Alarcón
Presidenta TMB

Esta sección sindical ha constatado que ayer 25 de marzo de 2020 unidades del Ejército han procedido a rociar productos, en las estaciones de Metro de la ciudad de Hospitalet en horas de servicio y con viajeros dentro de las mismas.

Desconocemos que tipo de productos se han utilizado y con qué fin, que afectación pueden tener sobre los trabajadores allí presentes y sobre los viajeros que por allí deambulaban ya que nadie nos ha informado de que se iba a proceder a esta acción.

Ante esta situación, que entendemos es de suma gravedad, solicitamos se nos traslade toda la información que aquí le detallamos:

  • Qué autoridad ha dado la orden para dicha acción.
  • Qué mandato o autorización se ha hecho servir para dicha acción ya que les recordamos que el máximo responsable de las instalaciones de Metro es TMB.
  • Si TMB sabía que se iba a proceder a esta acción y si es así porque no se nos informó debidamente como parte de la representación de los trabajadores.
  • Que productos se han hecho servir y si TMB ha comprobado su eficacia o su posible contraindicación para ambientes cerrados y poco ventilados como son las estaciones de Metro.
  • Que protocolo, instrucción o procedimiento interno se ha ejecutado en una acción como esta y si contaba con la supervisión de algún directivo, departamento o unidad que asesorara a los participantes de la acción.

Ante las preguntas anteriores exigimos una respuesta rápida, eficaz y por escrito. Lamentamos el uso político de la situación actual por parte de ciertos sectores y alcaldes, con ganas de insuflar un carácter patrio y bélico a la situación, y aprovechamos para exigirle que si esta práctica se demuestra eficaz sea llevada a cabo por personal cualificado y preparado como por  ejemplo los Bomberos de Barcelona que como sabrá, en una carta dirigida a la Alcaldesa de la ciudad de Barcelona, se ponen a su disposición para las acciones que hagan falta sin descuidar en ningún momento sus deberes y obligaciones diarios.

Entendemos que esta medida, si es efectiva, puede ser llevada a cabo por los Bomberos de Barcelona, en las estaciones de Metro dentro de la ciudad, y por los Bomberos de la Generalitat de Catalunya en aquellas estaciones del Área Metropolitana de Barcelona.