Teletrabajo y Trabajo a Distancia: Empleo para Hoy… Hambre para Mañana.

METRO DE BARCELONA

Este sindicato ha manifestado en repetidas ocasiones, en el seno del comité de empresa de Metro de Barcelona, así como por correo a cualquier trabajador o trabajadora que nos ha preguntado por el tema, su posición contraria al teletrabajo o trabajo a distancia. Lo hemos hecho con argumentos claros y contundentes, en defensa de los puestos de trabajo de presente y de futuro. Ahora los llamados “sindicatos mayoritarios” o “agentes sociales” junto con las organizaciones empresariales y el gobierno se descuelgan con un Real Decreto (RD 28/2020) que pretende regular, e implantar, este modo de trabajo.

Con la publicación del Real Decreto 28/2020, que regula las modalidades de teletrabajo y trabajo a distancia, se abren una serie de preguntas sobre que significa este Real Decreto, como se desarrolla y que puede conllevar en la aplicación diaria en nuestra empresa.

Desde Solidaritat Obrera hemos escogido los puntos de mayor interés y que provocan más dudas para poder solventarlas de una forma razonada, y valorada sindicalmente, que esperamos las aclare a quien se pueda verse afectado por el mismo:

1. ¿A quién se puede aplicar?:

Aplicable únicamente a las relaciones laborales que se desarrollen a distancia con carácter regular, es decir, en un periodo de referencia de tres meses, un mínimo del 30% de la jornada, o el porcentaje proporcional equivalente en función de la duración del contrato de trabajo. No obstante, se establece que mediante la negociación colectiva se podrá fijar un porcentaje de jornada inferior al 30%.

2. El Trabajo a distancia durante el Covid-19:

La Disposición transitoria tercera deja claro que el trabajo a distancia durante el Covid-19 ha quedado excluido del Real Decreto. Esto significa que el teletrabajo implantado durante el periodo de alarma le seguirá resultando de aplicación la normativa laboral ordinaria. Se establece expresamente que las empresas estarán obligadas a dotar de los medios, equipos, herramientas y consumibles que exige el desarrollo del trabajo a distancia, así como al mantenimiento que resulte necesario. La negociación colectiva establecerá la forma de compensación de los gastos derivados de esta forma de trabajo a distancia excepcional. En este punto una mayoría del comité de empresa realizó el pasado jueves 8 de octubre un escrito a la Dirección de Metro para que estas compensaciones se lleven a cabo lo antes posible.

3. La Negociación Colectiva:

Se emplaza a la negociación colectiva a que identifique «los puestos de trabajo y funciones susceptibles de ser realizados a través del trabajo a distancia, las condiciones de acceso y desarrollo de la actividad laboral mediante esta modalidad, la duración máxima del trabajo a distancia, así como contenidos adicionales en el acuerdo de trabajo a distancia y cuantas otras cuestiones se consideren necesario regular».

He aquí para nosotros la frase que puede suponer abrir la caja de Pandora de las desigualdades, como por ejemplo entre personal que esté prestando o pueda prestar su trabajo en esta modalidad y las nuevas contrataciones que se realicen de personal de nuevo ingreso con teletrabajo, o entre personal de trabajo presencial y personal en teletrabajo. La negociación colectiva para Solidaritat Obrera debe ser solidaria, nunca en provecho económico o social para una sola parte de la plantilla aprovechando un Real Decreto.

4. Trabajo a distancia que ya existiera con anterioridad

La aplicación del Real Decreto    no podrá tener suponer ni la compensación, absorción o desaparición de cualesquiera derechos o condiciones más beneficiosas que vinieran disfrutando los trabajadores que ya ejercieran el teletrabajo.

5. Voluntario y reversible:

El derecho a desarrollar el teletrabajo y el trabajo a distancia debe ser por acuerdo entre trabajador y empresa, de forma totalmente voluntaria, y no podrá serle impuesta a la persona trabajadora por ninguna vía, ni siquiera por las que en nuestra normativa laboral admiten la modificación de condiciones de trabajo con causa justificada y procedimiento específico.

6. Control del trabajo a distancia por parte de la empresa:

La empresa podrá adoptar medidas de vigilancia y control para verificar el cumplimiento, por la persona trabajadora, de sus obligaciones. Este control deberá respetar el derecho a la dignidad e intimidad.

7. Derechos sociales y salariales:

Las personas que desarrollan total o parcialmente el trabajo a distancia tendrán derecho a percibir, como mínimo, la retribución total establecida conforme a su grupo profesional, nivel, puesto y funciones, así como los complementos establecidos para las personas trabajadoras que solo prestan servicios de forma presencial, particularmente aquellos vinculados a las condiciones personales, los resultados de la empresa o las características del puesto de trabajo.

8. Registro de jornada:

Realmente no era necesario establecer que en caso de trabajo a distancia hay que registrar diariamente la jornada de trabajo, ya que la obligación de registro diario de la jornada ya era obligatoria (con o sin teletrabajo). El registro horario deberá incluir, entre otros, el momento de inicio y finalización de la jornada.

9. Prevención de riesgos laborales:

La evaluación de riesgos y la planificación de la actividad preventiva del trabajo a distancia deberán tener en cuenta los riesgos característicos de esta modalidad de trabajo. En particular, se deberá poner el énfasis en los factores psicosociales, ergonómicos y organizativos.

10. Compensación de los gastos:

El desarrollo del trabajo a distancia deberá ser sufragado o compensado por la empresa. No podrá suponer la asunción por parte de la persona trabajadora de gastos relacionados con los equipos, herramientas y medios vinculados al desarrollo de su actividad laboral.

Una vez analizado el Real Decreto os rogamos que lo leáis atentamente y no dudéis en reclamar, a través de vuestros sindicatos y del Comité de Empresa, aquellas partes que se pueden estar incumpliendo por parte de TMB.

Dicho esto, este sindicato lo que no va a hacer nunca es negociar el desarrollo de este Real Decreto para comodidad y beneficio de unos pocos y pocas, como ya hemos escrito en el punto 3 de la negociación colectiva, para nosotros toda negociación ha de ser solidaria y no debe crear discriminaciones de presente o de futuro entre colectivos o áreas  de la misma empresa, estaremos en los supuestos de la conciliación de la vida laboral y familiar como derecho, las compensaciones que se puedan derivar de los gastos que conlleve el teletrabajo para los afectados y afectadas y de aquellas problemáticas que se deriven de su implantación pero que nadie nos busque en una negociación que ponga en peligro puestos de trabajo o el futuro de nuestra de empresa aprovechando la excusa del “deber de la negociación colectiva” contemplada en este Real Decreto. Para nosotros y nosotras esto es toda una convicción razonada y meditada.

Nuestra convicción de la visión de la aplicación de este tipo de trabajo, y su uso por parte de las grandes empresas y corporaciones, viene dada por la reciente historia laboral de nuestro país donde grandes corporaciones (Telefónica, Endesa, Agbar, Banca etc..) comenzaron a implantar este tipo de trabajo en sus administraciones y áreas de gestión a sus empleados y empleadas. Estos aceptaron esta nueva forma de trabajo sin llegar a pensar que al cabo de unos años serian carne de ERE’s, despidos o en el mejor de los casos jubilaciones anticipadas pues las Direcciones de estas grandes corporaciones vieron la oportunidad de contratar a empresas externas y subcontratar el trabajo que se hacía por personal interno a través de empresas dedicadas a la administración y gestión empresarial. Así llego la realidad de los “contact center” (Atento, Konecta etc.) que lo mismo te gestionaban un recibo de Endesa como una factura de Telefónica o un recibo de la Caixa.

Las grandes empresas que habían tenido personal de administración y gestión utilizaron el teletrabajo para externalizar estas funciones, acabando así con puestos de trabajo internos y la creación de empleo externo, precario y subcontratado, y aprovechando la oportunidad para deslocalizar empleos con parámetros puramente económicos y no de calidad.

Si los trabajadores de Metro del área de administración no vemos esto, es que no hemos aprendido absolutamente nada en esta pandemia sobre lo escrito anteriormente. Si durante los tres meses de pandemia, con las oficinas de TMB vacías en todas sus ubicaciones, Metro ha funcionado, ¿qué impide a cualquier Directivo de nuestra empresa hacer un plan de externalización para ahorrar los gastos de nómina, de equipos, de logística y de cotizaciones a la seguridad social del personal en teletrabajo? ¿qué le impide realizar pequeños lotes de externalizaciones a empresas de gestión y administración de empresas por cuenta ajena?

Si una empresa de telemarketing me gestiona los Punts TMB y la gestión digital de TMB más barato, que no mejor, ¿por qué no puedo externalizarlo?

Si una empresa de logística me gestiona la adquisición y el reparto de material fungible de la red más barato, no mejor, ¿por qué no puedo externalizarlo?

Si una empresa de administración externa me elabora las nóminas y las cotizaciones de la seguridad social más barato, no mejor, ¿por qué no voy a externalizarlo?

Si una empresa de ingeniería me planifica y proyecta una mejora técnica además de una asistencia rápida más barata, no mejor, ¿por qué no puedo externalizarlo?

Si una empresa de gestión de personal me administra las altas y bajas de contratación de personal más barato, no mejor, ¿por qué no voy a externalizarlo?

Si una empresa de consultoría y contabilidad empresarial me gestiona la contabilidad y los presupuestos más barato, no mejor, ¿por qué no voy a externalizarlo?

Si una empresa de comunicación me gestiona las comunicaciones externas e internas y me gestiona el gabinete de prensa y comunicación más barato, no mejor, ¿por qué no voy a externalizarlo?

Si una empresa de servicios externa me garantiza la gestión de cualquier otra área de administración y gestión más barato, no mejor, ¿por qué no voy a externalizarlo?

Si una empresa de selección y formación de personal me gestiona estas dos facetas más barato, no mejor, ¿por qué no voy a externalizarlo?

Visto lo anterior, hay que tener muy presente que los Directivos de esta empresa no piensan en el trabajo bien hecho si no en ahorrar costes, como en cualquier otra empresa, con lo que ahorrarse oficinas, equipos, conexiones, nóminas y cotizaciones, así como problemas de gestión de personal, es un caramelo muy apetecible que este Real Decreto, y la actitud de quienes no ven un peligro en esta forma de trabajo, les está dejando a la puerta de sus oficinas de la 7ª planta de Zona Franca.

Vayamos más allá, no dudamos que desde administración de personal ya se haya hecho el estudio de un sobrante de 300 a 400 empleos, sólo en oficinas, que el teletrabajo les ha demostrado, desde la perspectiva de más barato, pero no de más calidad, como prescindibles y externalizables.

Quizás muchos de los que ahora ocupáis esos puestos seréis los últimos que lo hagáis, para luego pasar, a cuentagotas y de forma poco traumática, a ser desarrollados por empresas externas como las mencionadas anteriormente. Nosotros no luchamos sólo por el ahora, luchamos por el futuro de una empresa pública y social, que defienda el empleo y no la precarización ni la externalización.

Quizás lo que escribimos no gusta ser leído, pero creemos que un sindicato debe, es más, es su obligación, decir las cosas como son y no mentir únicamente por rédito sindical y satisfacer a sus afiliados y afiliadas. Para eso ya están aquellos sindicatos que se esconden en retóricas “de defensa de todos y todas las trabajadoras de cualquier servicio” y “en supuestos de discriminación hacia los trabajadores y trabajadoras del servicio de administración” con la intención de negociar un Real Decreto que es un arma envenenada. Si tan claro tienen que no se cumple, lo que deberían hacer es reclamar lo que se ha incumplido, como ha hecho la mayoría del comité de empresa. Lo contrario a eso es vender supuestas esperanzas donde se puedan reclamar beneficios económicos o sociales a través de un Real Decreto, sin alertar de los peligros que puede conllevar el teletrabajo y el trabajo a distancia. Tampoco nos vale el abstenerse en una votación tan seria sobre un escrito donde se reclaman los incumplimientos de este Real Decreto por parte de una mayoría que, quizás, si podemos ver los peligros que supone un escrito donde se solicita una reunión sobre este Real Decreto. Si se está en contra de algo, y así se escribe después de la votación, se vota que NO.

Por último, recordar que el teletrabajo fue una medida obligatoria de prevención durante el periodo de alarma, y que actualmente se tratan de recomendaciones sanitarias que la empresa debe cumplir en todas las oficinas de TMB. Por lo que muchos compañeros y compañeras de oficinas ya llevan tiempo asistiendo de forma presencial a sus puestos de trabajo, cosa que desde aquí les agradecemos y les reconocemos.

Sabemos que es un tema denso lleno de matices importantes, prueba de ello son estas cuatro páginas que hemos querido compartir con vosotros como ejercicio de transparencia de nuestra postura sindical, porque transparencia no es solamente hacer resúmenes casi literales de lo que se dice en las reuniones con los demás sindicatos o con la empresa, para nosotros transparencia es, además, que los sindicatos dejen clara sus intenciones ya sean solidarias o busquen el beneficio de unos pocos con cargo a la masa salarial de todos.