25N, Día Mundial contra las violencias machistas

“Una de cada tres mujeres en todo el mundo ha sufrido alguna vez en su vida violencia física o sexual infligida por un compañero íntimo o violencia sexual infligida por cualquier otro agresor (OMS, 2020)”.

La violencia machista constituye una grave violación de los derechos humanos de la mujer. Hay muchas formas de violencia machista, las cuales pueden tener numerosas consecuencias sanitarias negativas para ellas y sus hijes. Esto puede afectar a su bienestar para el resto de su vida.

¿Ha aumentado la violencia machista desde el inicio de la pandemia? Sí, durante cualquier tipo de emergencia, incluidas las sanitarias como las epidemias, tiende a incrementar. Así ha sido desde el inicio de la pandemia del COVID-19, especialmente en su forma más común, la violencia de pareja en el hogar, en las que el aumento que se ha producido ha sido considerable. Los datos reflejan la dificultad para acceder a las ayudas que ha supuesto la convivencia forzada con los agresores durante el confinamiento al estar encerradas 24 horas al día con su maltratador. Disminuyó el número de víctimas que solicitaron ayuda debido a las medidas de confinamiento y al miedo a infectarse en los centros de atención sanitaria, pero las llamadas al teléfono 016 de asistencia a mujeres que sufren violencia de género aumentaron un 45% desde el pasado enero[1], lo que nos da una idea del aumento del tipo de violencia ejercido especialmente durante la etapa de confinamiento: la violencia machista de control.

En el año en curso, ya tenemos a 79 compañeras[2] menos entre nosotras debido a los feminicidios perpetrados por maridos, exparejas, hijos, clientes y desconocidos que se creyeron con el derecho de arrebatarles la vida.

¿Quién es más vulnerable? Las mujeres desplazadas, migrantes o refugiadas y aquellas que viven en zonas de conflicto, lasmujeres mayores y las mujerescon diversidad funcional tienen un mayor riesgo de sufrir violencia, pudiéndose ver mucho más expuestas y afectadas durante la pandemia del COVID-19.  La violencia machista, en particular la violencia de pareja cuando se produce en casa, tiene efectos importantes sobre la salud de las mujeres y de sus hijes; puede dar lugar a traumatismos y problemas graves de salud física, mental, sexual y reproductiva, incluidas las infecciones de transmisión sexual, la infección por el VIH y embarazos no planificados. En casos extremos puede provocar la muerte y a menudo los efectos de la violencia machista perduran toda la vida.

¿Cómo podemos prevenir la violencia machista? Educando en la igualdad, previniendo los roles de control y de género, las posibles situaciones de violencia de género, visibilizando y reprobando roles dominantes y estereotipos transmitidos culturalmente. Todavía muchos jóvenes tienden a normalizar ciertos comportamientos machistas como las conductas de control, violencia psicológica, abuso y el acoso en la pareja debido a una visión tradicional de los roles de género donde ellos son posesivos y ellas deben guardar lealtad y fidelidad. Asimismo, estas conductas se continúan justificando equivocadamente apelando a ideas y mitos del amor romántico como “a más celos, más amor; a mayor control, más amor”. Muchos hombres se desentienden de los actos liderados por el movimiento feminista, no se ven reflejados o incluso a veces se sienten ofendidos cuando se habla de erradicar las violencias machistas. Se reafirman con el desgastado discurso de “yo jamás le he puesto la mano encima a una mujer”.

Si nos paramos un minuto a reflexionar, seguro que somos capaces de identificar diariamente muchísimas violencias invisibles, más allá del maltrato físico, las cuales están totalmente integradas y naturalizadas en nuestra sociedad machista; violencias que siguen fuertemente arraigadas y justificadas en el pensamiento mayoritario, que sin darnos cuenta siguen siendo transmitidas de generación en generación, fomentando las desigualdades. Por todo ello, el 25N se conmemora el día internacional contra las violencias machistas y ésta no es sólo una fecha importante para las mujeres, sino un recordatorio para toda la sociedad.  ¡Salud y Feminismo!


[1] Datos correspondientes al mes de julio recogidos en el portal estadístico del Ministerio de Igualdad.

[2] Datos a fecha de 20/11/2020 Feminicidio.net

Cap infant sense joguina

El grup d’acció social és un grup de treball dins del Sindicat Solidaritat Obrera que treballa per l’eliminació de qualsevol forma de discriminació que atempti contra els drets i les llibertats de les persones, per crear una societat més justa i ecològicament sostenible, a través de l’acció directa i teixint xarxes de suport mutu als nostres barris.

Dins d’aquests paràmetres i com cada any en aquestes dates hem ideat un projecte dirigit als infants de les famílies més desfavorides.

Degut a la crisi sanitària en la que ens trobem immersos, s’han aguditzat les desigualtats i moltes famílies que ja es trobaven en situacions precàries estan necessitant ajuda dels serveis socials.

Per desgràcia les polítiques social son absolutament insuficients i els més vulnerables no són una prioritat per les institucions, per això hi ha moltes persones que s’han quedat sense xarxa de suport. La situació és especialment greu quan parlem de famílies amb infants petits.

Fruit d’aquesta preocupació i conscients que nosaltres només podem aportar un petit gra de sorra, el grup d’acció social ha posat en marxa la campanya “CAP INFANT SENSE JOGUINA”.

Es tracta de recollir fons per poder comprar joguines noves per a infants de famílies que no reben cap mena d’ajuda i que es troben en situacions molt precàries.

Per aquest motiu hem buscat la complicitat amb la PAC de Badalona, Lola no estás Sola i Casal d’infants de Santa Coloma per poder teixir una xarxa de suport i fer arribar la il·lusió d’unes dates tan assenyalades a infants d’entre 3 i 8 anys.

Per això és molt important per a nosaltres que aportis el teu gra de sorra, perquè puguem arribar a la quantitat més gran possible d’infants.

Pots fer la teva aportació, per petita que sigui al número de compte:

ES23 1491 0001 2430 0012 0401 amb el concepte JOGUINES

Si tens qualsevol dubte o vols oferir la teva ajuda ens pots trobar a Twitter @AccioSocialSoli o ens pots escriure acciosocialsoli@gmail.com

Grup d’Acció Social

¿HACIA DÓNDE VA EL MOVIMIENTO PENSIONISTA?

El día 10 de septiembre de 2.016 nace en el Paseo del Prado de Madrid, al no disponer de una sala donde reunirse y con diez CC.AA. presentes, la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones (COESPE).

Como consecuencia de los ataques sufridos por dicho SPP, tras la constitución del Pacto de Toledo en 1995, y tras las reformas de las pensiones de 2.011 y 2.013, los jubilados de algunos territorios del Estado habían empezado movilizarse por la defensa del mismo.

Durante 2.013, 2.014 y 2.015, se constituye y se consolida la Marea Pensionista en Catalunya.

La Coordinadora, nace con un programa reivindicativo valiente y audaz respecto a la defensa del SPP. Propone cosas como el blindaje del sistema en la Constitución, así como la revalorización de las pensiones de acuerdo con el IPC; conseguir una pensión mínima de 1.084 € según fija la Carta Social Europea; suprimir la brecha de género que es de un 37% y derogar las reformas de las pensiones de 2.011 y 2.013.

El mensaje de “Gobierne quien gobierne, las pensiones se defienden” cala rápido en la gente, y arrastra muchas simpatías en las calles y en las redes sociales.

La presencia en la calle de un movimiento asambleario y reivindicativo de estas características, provoca los recelos del establishment, y los sindicatos mayoritarios (léase los partidos que los dirigen) que tienen sus propias secciones de jubilados puestas a dormir, así como los círculos de Podemos, empiezan a ver en el movimiento un trampolín para sus aspiraciones dirigentistas.

Como consecuencia, se plantean una estrategia leninista de entrismo con el fin de desvirtuar, descabezar, o apoderarse del movimiento a similitud de la infiltración que tan buen resultado dio al PCE para embridar las primitivas Comisiones Obreras.

Los primeros intentos de cooptación se producen el 22 de febrero de 2.018 en la manifestación convocada en Barcelona en la Plaza de Cataluña, con una asistencia de unas 10.000 personas, donde un grupo de infiltrados del sindicalismo oficial, intenta arrastrar a los manifestantes hacia la Pza. de Sant Jaume, consiguiendo desgajar a unas 300 personas.

También a principios de ese 2.018, se incorpora Euskadi a las movilizaciones del resto del Estado, y se establece como protesta generalizada “los lunes al sol”en cientos de localidades del país. Euskadi moviliza cada lunes miles de pensionistas principalmente en las ciudades de Bilbao y Baracaldo.

A partir de ese momento las reivindicaciones de los pensionistas “entran” en los medios.

En este año 2.018, el Secretario General de CCOO, Unai Sordo se refiere en la Gaceta Sindical (órgano de dicho sindicato) a los movimientos sociales, que coordinan las movilizaciones de los pensionistas, con un “no podemos aceptarlos, y los vamos a combatir”.

A partir de entonces la aparición de personas en mítines de partidos políticos diciendo ser portavoces de la Marea Pensionista no es algo difícil de entender. Incluso desde la CE, comunican a la Comisión de Internacional, que la representación de COESPE en un acto de Bruselas sobre pensiones, la tenía una persona de Sevilla miembro de Izquierda Unida y de CCOO, persona que no tiene ninguna representación en COESPE. Así mismo se tiene acceso a documentos de Izquierda Unida, donde piden a sus miembros la infiltración en las Plataformas de COESPE.

La llegada del nuevo gobierno, que se autodenomina de izquierdas, comienza a erosionar de forma peligrosa el movimiento. Se empiezan a escuchar mensajes de que este es un Gobierno nuestro, y de que en consecuencia no podemos seguir movilizándonos. Las células entristas del sistema dentro del movimiento, situadas estratégicamente en diversos territorios del Estado empiezan a hacerse notar y tratan de bajar la intensidad de las movilizaciones.

En la movilización programada para el día 16 de octubre de 2019, la COESPE consiguió desplazar a Madrid unos 500 autocares; se realizaron dos marchas caminando desde Rota y desde Bilbao, y se consiguió una presencia en la manifestación de unas 100.000 personas.

Es a partir de este momento que el Sistema adquiere conciencia de la capacidad de protesta del movimiento y decide apretar el acelerador para bien controlarlo y teledirigirlo, o bien desarticularlo.

El ataque se produce en un principio en el grupo de Coordinación, donde a partir de determinado momento no se puede llegar a  acuerdos, y donde el dialogo y la argumentación se convierten en ataques personales, faltas de respeto e incluso hay muchos casos de vulgares insultos entre compañeros.

La situación en dicho grupo de Coordinación, y en la propia Comisión de Organización continúa degradándose, hasta que ésta se rompe en dos bloques diferenciados.

Desde comienzos de 2020, la fracción oficialista, se embarca en un sprint hacia una IV Asamblea,  a la que llegarán utilizando los típicos métodos leninistas de descalificación, insultos, calumnias, y manipulaciones en la recepción de propuestas y designación de representantes, de tal forma que solo sea admitido y llegue a discutirse lo que interesa al Sistema.

Anteriormente, en Madrid, habían creado un ente extraño denominado Gestora, que no entra en las normas de la COESPE, con la excusa de mantener la actividad provisionalmente durante el confinamiento por coronavirus, pero que al acabar dicho confinamiento se niega a dimitir…

Ante este cúmulo de maniobras, la Comisión de Garantías, el 10 de agosto, dicta una Resolución de suspensión cautelar, de la IV Asamblea de COESPE, así como la inhabilitación de 21 personas.

No obstante, el grupo pro Sistema, no reconoce a la Comisión de Garantías (que había emanado de la III Asamblea) y decide continuar con la celebración de dicha IV Asamblea, que celebran a principios de septiembre cometiendo en la celebración de la misma múltiples irregularidades.

Desde mayo, se venía notando en los comunicados, y en las movilizaciones de ese grupo un cambio sustancial en lo que se transmite y como lo transmiten a la sociedad.

Por ejemplo, pidiendo insistentemente la derogación de la reforma de las pensiones del 2.013, pero eludiendo de forma deliberada mencionar la derogación de la del 2.011 que firmaron CCOO y UGT, así como dejando entrever que el Pacto de Toledo quizá no sea tan perjudicial, o que los planes de pensiones privados de empresa podrían ser interesantes.

La situación, tras la celebración de la polémica IV asamblea por parte del sector oficialista, es la división en dos bloques: Galicia, Euskadi, Cantabria y Rioja estarían unificados en un grupo, y en el resto de España, existe la división en dos bloques totalmente enfrentados. En este segundo grupo, la parte asamblearia y reivindicativa ha comenzado a autodenominarse  COESPE-Unidad.

En Madrid en concreto, se ha llegado a la ruptura definitiva, quedando por un lado el bloque jerarquizante  pro Sistema y por otro dos bloques asamblearios, uno de ellos llamado Movimiento de Pensionistas de Madrid (MPM), desgajado en el pasado mes de febrero de 2020 y el otro, identificado como COESPE-Retiro desde el 2 de septiembre (por ser en ese parque madrileño donde este bloque se autoafirmó). Es en este grupo en el que están representadas la mayoría de Plataformas o grupos de pensionistas de la Comunidad y actualmente ha decidido pasar a denominarse Coordinadora General de Pensionistas-Madrid Unidad (CGP-Madrid Unidad).

Este grupo ha aprobado un Documento de Comportamiento Ético, tendente a regular la relación entre compañeros y donde se propone la expulsión de las personas que insulten, descalifiquen, agredan o maniobren con tal de imponer a los demás sus puntos de vista.

Este 17 de noviembre, COESPE Unidad, (donde también está CGP- Madrid Unidad) ha celebrado su II Asamblea de Plataformas, donde uno de los acuerdos tomados es refundar COESPE, seguir impulsando las movilizaciones, e intentar llegar a las bases de CCOO y UGT para hacerles ver el juego de sus dirigentes.

El futuro del movimiento de los pensionistas está en el aire, y parece que la infiltración, de una forma u otra, ha conseguido sus objetivos, al menos el de lograr la división y la polarización en dos grandes grupos consiguiendo paralizar las grandes movilizaciones; y mucho nos tememos que la mayor disponibilidad de recursos y de acceso a los medios por parte de los partidarios del establishment, pueda concluir en un embridamiento e integración en el Sistema de la marea pensionista como ocurrió en su día con el movimiento sindical de CCOO.

Esperemos que esta vez no suceda.

 Jubilad@s Solidari@s

RIESGO CERO

METRO DE BARCELONA

En esta complicada y frenética época golpeada sin descanso, azotada por el impacto de una pandemia de escala global, acompañada del martilleo constante de múltiples medidas sanitarias, políticas y económicas, y dónde vemos cómo a diario se continúan erosionando los principales derechos y aspiraciones de la clase trabajadora; es y continuará siendo un deber ineludible de la clase trabajadora permanecer siempre alerta ante los profundos cambios que se suceden velozmente en nuestras relaciones laborales, económicas y sociales, así como su afectación y gestión en todas nuestras relaciones con el medio en que nos desarrollamos.

Bajo el paraguas del actual marco jurídico y la aplicación de las diferentes iniciativas políticas en la lucha contra la pandemia, se ha permitido la implantación primero, y la justificación después, de una serie innumerable de medidas de suspensión de derechos fundamentales, dirigidas en principio para frenar el contagio. La manifiesta ausencia de verdaderas políticas en materia de prevención con fuertes fundamentos científicos, choca de pleno contra una realidad en que se nos pretende imponer un discurso neutro en el cual el virus no entiende de desigualdades de clase.

Fuente: El Salto

Es evidente que el impacto causado por este azote de hoy acentúa toda desigualdad previa, y afecta en mucha mayor medida a la clase trabajadora en toda su diversidad, y por ello es necesario permanecer alerta ante la exhibición de fuerza y contrarrestar aquellos efectos que sufrimos como trabajadores, en todo lo posible y siempre que esté en nuestras manos. Un claro ejemplo de ello son la ingente aplicación de medidas reguladoras sobre aquellos sectores considerados principales focos de contagio y centrados sobre todo en el ocio (bares, restaurantes, discotecas, reuniones familiares…) o su consumo cultural (cines, teatros, museos, centros comerciales,…), y la notoria ausencia de los mismos en el propio sistema productivo del que formamos parte. Será que la clase trabajadora se contagia siempre relajada tomándose unas birras, un surtido variado de sushi, o en el cumpleaños del abuelo, pero jamás en los desplazamientos enlatados en el transporte público cuando se dirigen a sus respectivos empleos.

No nos engañemos, como trabajadoras de Metro conocemos de primera mano cómo el desarrollo de nuestra actividad laboral en un sector considerado esencial en todo decreto ley entraña una serie de riesgos inherentes. Riesgos que no olvidemos hemos conseguido minimizar gracias a nuestra responsabilidad y profesionalidad, a pesar de las básicas normas de prevención implantadas en el desarrollo diario de nuestras funciones, a golpe de gel de manos, y desgastadas mascarillas alargadas hasta su descomposición en nuestro uso diario, y todo ello conseguido incluso ante la insuficiencia de medidas suficientes o tras la supresión de alguna de las implantadas con anterioridad. También conocen bien ese riesgo nuestros familiares y amigos, y todas nuestras relaciones sociales que se han visto afectadas al continuar con nuestro propio ejercicio de responsabilidad individual en nuestra vida privada.

Pero llegados a este momento, es hora de aplicar en nuestro día a día la recomendación con la que empezábamos, protegernos como clase y empezar a vigilar a los vigilantes en todas aquellas pequeñas áreas de influencia individual, y asumir que con los precarios medios de los que disponemos, si no van acompañados de medidas de mayor calado en el desarrollo de nuestra actividad diaria, se podría estar asumiendo un riesgo innecesario en nuestros puestos de trabajo.

Y afirmamos esto en consecuencia, tras valorar detenidamente la evolución reciente de nuestro día a día en diferentes áreas, aunque nos centraremos de momento y a modo ilustrativo en varios ejemplos cotidianos en explotación.

Desde el aumento de la oferta el pasado mes de septiembre, se ha observado un aumento innecesario de la movilidad de los AAC que se traduce en interminables traslados que, además de rayar la improductividad, dispara la posibilidad de exponer a un riesgo grave a la propia plantilla.
Esta modificación en los parámetros de movilidad no es una situación que nos sea desconocida, y aunque ya ha existido previamente y tengamos una opinión bien formada sobre la estrategia subyacente al respecto, sí que creemos que raya la inmoralidad en las circunstancias actuales, y por eso recomendamos desde aquí a los responsables una acción enérgica encaminada a minimizar todo riesgo grave e inminente. Este aumento de los desplazamientos se da en todas las líneas turnos y horarios, hasta el punto que existen situaciones concretas dónde, a causa de la organización actual del trabajo, ya no es posible actualmente seguir las recomendaciones básicas de autoprotección: viajes en testera contraria ya ocupada por compañeros en las mismas circunstancias, relevos sin poder mantener la separación física mínima entre trabajadores y viajeros, o servicios de maniobras sin la dotación de desinfectante necesaria para limpieza del pupitre, sin ir más lejos.

Por ello, exigimos una racionalización en los servicios encaminada a eliminar todo riesgo para la plantilla, reducir los traslados, y eliminar toda situación de riesgo existente y detectada en beneficio de la salud de la plantilla. Asimismo, recomendamos a todos los trabajadores que, primero no asuman ningún riesgo innecesario de forma voluntaria; y segundo, de tener alguna duda concreta en el desarrollo de sus actividades que pueda ser considerada una exposición a un riesgo grave e inminente tal y como recoge la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, manifiesten sus inquietudes a sus superiores en busca de la información necesaria y la adopción inmediata de las medidas de protección oportunas.

Artículo 21. Riesgo grave e inminente.

1. Cuando los trabajadores estén o puedan estar expuestos a un riesgo grave e inminente con ocasión de su trabajo, el empresario estará obligado a:

a) Informar lo antes posible a todos los trabajadores afectados acerca de la existencia de dicho riesgo y de las medidas adoptadas o que, en su caso, deban adoptarse en materia de protección.

b) Adoptar las medidas y dar las instrucciones necesarias para que, en caso de peligro grave, inminente e inevitable, los trabajadores puedan interrumpir su actividad y, si fuera necesario, abandonar de inmediato el lugar de trabajo. En este supuesto no podrá exigirse a los trabajadores que reanuden su actividad mientras persista el peligro, salvo excepción debidamente justificada por razones de seguridad y determinada reglamentariamente.

c) Disponer lo necesario para que el trabajador que no pudiera ponerse en contacto con su superior jerárquico, ante una situación de peligro grave e inminente para su seguridad, la de otros trabajadores o la de terceros a la empresa, esté en condiciones, habida cuenta de sus conocimientos y de los medios técnicos puestos a su disposición, de adoptar las medidas necesarias para evitar las consecuencias de dicho peligro.

2. De acuerdo con lo previsto en el apartado 1 del artículo 14 de la presente Ley, el trabajador tendrá derecho a interrumpir su actividad y abandonar el lugar de trabajo, en caso necesario, cuando considere que dicha actividad entraña un riesgo grave e inminente para su vida o su salud.

3. Cuando en el caso a que se refiere el apartado 1 de este artículo el empresario no adopte o no permita la adopción de las medidas necesarias para garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores, los representantes legales de éstos podrán acordar, por mayoría de sus miembros, la paralización de la actividad de los trabajadores afectados por dicho riesgo. Tal acuerdo será comunicado de inmediato a la empresa y a la autoridad laboral, la cual, en el plazo de veinticuatro horas, anulará o ratificará la paralización acordada.

El acuerdo a que se refiere el párrafo anterior podrá ser adoptado por decisión mayoritaria de los Delegados de Prevención cuando no resulte posible reunir con la urgencia requerida al órgano de representación del personal.4. Los trabajadores o sus representantes no podrán sufrir perjuicio alguno derivado de la adopción de las medidas a que se refieren los apartados anteriores, a menos que hubieran obrado de mala fe o cometido negligencia grave.

Documento relacionado ->

RESOLUCIÓN INSPECCIÓN DE TRABAJO ACERCA DEL USO DE CHALECOS DE ALTA VISIBILIDAD PARA ACC’s Y MOTI’s

Teletrabajo y Trabajo a Distancia: Empleo para Hoy… Hambre para Mañana.

METRO DE BARCELONA

Este sindicato ha manifestado en repetidas ocasiones, en el seno del comité de empresa de Metro de Barcelona, así como por correo a cualquier trabajador o trabajadora que nos ha preguntado por el tema, su posición contraria al teletrabajo o trabajo a distancia. Lo hemos hecho con argumentos claros y contundentes, en defensa de los puestos de trabajo de presente y de futuro. Ahora los llamados “sindicatos mayoritarios” o “agentes sociales” junto con las organizaciones empresariales y el gobierno se descuelgan con un Real Decreto (RD 28/2020) que pretende regular, e implantar, este modo de trabajo.

Con la publicación del Real Decreto 28/2020, que regula las modalidades de teletrabajo y trabajo a distancia, se abren una serie de preguntas sobre que significa este Real Decreto, como se desarrolla y que puede conllevar en la aplicación diaria en nuestra empresa.

Desde Solidaritat Obrera hemos escogido los puntos de mayor interés y que provocan más dudas para poder solventarlas de una forma razonada, y valorada sindicalmente, que esperamos las aclare a quien se pueda verse afectado por el mismo:

1. ¿A quién se puede aplicar?:

Aplicable únicamente a las relaciones laborales que se desarrollen a distancia con carácter regular, es decir, en un periodo de referencia de tres meses, un mínimo del 30% de la jornada, o el porcentaje proporcional equivalente en función de la duración del contrato de trabajo. No obstante, se establece que mediante la negociación colectiva se podrá fijar un porcentaje de jornada inferior al 30%.

2. El Trabajo a distancia durante el Covid-19:

La Disposición transitoria tercera deja claro que el trabajo a distancia durante el Covid-19 ha quedado excluido del Real Decreto. Esto significa que el teletrabajo implantado durante el periodo de alarma le seguirá resultando de aplicación la normativa laboral ordinaria. Se establece expresamente que las empresas estarán obligadas a dotar de los medios, equipos, herramientas y consumibles que exige el desarrollo del trabajo a distancia, así como al mantenimiento que resulte necesario. La negociación colectiva establecerá la forma de compensación de los gastos derivados de esta forma de trabajo a distancia excepcional. En este punto una mayoría del comité de empresa realizó el pasado jueves 8 de octubre un escrito a la Dirección de Metro para que estas compensaciones se lleven a cabo lo antes posible.

3. La Negociación Colectiva:

Se emplaza a la negociación colectiva a que identifique «los puestos de trabajo y funciones susceptibles de ser realizados a través del trabajo a distancia, las condiciones de acceso y desarrollo de la actividad laboral mediante esta modalidad, la duración máxima del trabajo a distancia, así como contenidos adicionales en el acuerdo de trabajo a distancia y cuantas otras cuestiones se consideren necesario regular».

He aquí para nosotros la frase que puede suponer abrir la caja de Pandora de las desigualdades, como por ejemplo entre personal que esté prestando o pueda prestar su trabajo en esta modalidad y las nuevas contrataciones que se realicen de personal de nuevo ingreso con teletrabajo, o entre personal de trabajo presencial y personal en teletrabajo. La negociación colectiva para Solidaritat Obrera debe ser solidaria, nunca en provecho económico o social para una sola parte de la plantilla aprovechando un Real Decreto.

4. Trabajo a distancia que ya existiera con anterioridad

La aplicación del Real Decreto    no podrá tener suponer ni la compensación, absorción o desaparición de cualesquiera derechos o condiciones más beneficiosas que vinieran disfrutando los trabajadores que ya ejercieran el teletrabajo.

5. Voluntario y reversible:

El derecho a desarrollar el teletrabajo y el trabajo a distancia debe ser por acuerdo entre trabajador y empresa, de forma totalmente voluntaria, y no podrá serle impuesta a la persona trabajadora por ninguna vía, ni siquiera por las que en nuestra normativa laboral admiten la modificación de condiciones de trabajo con causa justificada y procedimiento específico.

6. Control del trabajo a distancia por parte de la empresa:

La empresa podrá adoptar medidas de vigilancia y control para verificar el cumplimiento, por la persona trabajadora, de sus obligaciones. Este control deberá respetar el derecho a la dignidad e intimidad.

7. Derechos sociales y salariales:

Las personas que desarrollan total o parcialmente el trabajo a distancia tendrán derecho a percibir, como mínimo, la retribución total establecida conforme a su grupo profesional, nivel, puesto y funciones, así como los complementos establecidos para las personas trabajadoras que solo prestan servicios de forma presencial, particularmente aquellos vinculados a las condiciones personales, los resultados de la empresa o las características del puesto de trabajo.

8. Registro de jornada:

Realmente no era necesario establecer que en caso de trabajo a distancia hay que registrar diariamente la jornada de trabajo, ya que la obligación de registro diario de la jornada ya era obligatoria (con o sin teletrabajo). El registro horario deberá incluir, entre otros, el momento de inicio y finalización de la jornada.

9. Prevención de riesgos laborales:

La evaluación de riesgos y la planificación de la actividad preventiva del trabajo a distancia deberán tener en cuenta los riesgos característicos de esta modalidad de trabajo. En particular, se deberá poner el énfasis en los factores psicosociales, ergonómicos y organizativos.

10. Compensación de los gastos:

El desarrollo del trabajo a distancia deberá ser sufragado o compensado por la empresa. No podrá suponer la asunción por parte de la persona trabajadora de gastos relacionados con los equipos, herramientas y medios vinculados al desarrollo de su actividad laboral.

Una vez analizado el Real Decreto os rogamos que lo leáis atentamente y no dudéis en reclamar, a través de vuestros sindicatos y del Comité de Empresa, aquellas partes que se pueden estar incumpliendo por parte de TMB.

Dicho esto, este sindicato lo que no va a hacer nunca es negociar el desarrollo de este Real Decreto para comodidad y beneficio de unos pocos y pocas, como ya hemos escrito en el punto 3 de la negociación colectiva, para nosotros toda negociación ha de ser solidaria y no debe crear discriminaciones de presente o de futuro entre colectivos o áreas  de la misma empresa, estaremos en los supuestos de la conciliación de la vida laboral y familiar como derecho, las compensaciones que se puedan derivar de los gastos que conlleve el teletrabajo para los afectados y afectadas y de aquellas problemáticas que se deriven de su implantación pero que nadie nos busque en una negociación que ponga en peligro puestos de trabajo o el futuro de nuestra de empresa aprovechando la excusa del “deber de la negociación colectiva” contemplada en este Real Decreto. Para nosotros y nosotras esto es toda una convicción razonada y meditada.

Nuestra convicción de la visión de la aplicación de este tipo de trabajo, y su uso por parte de las grandes empresas y corporaciones, viene dada por la reciente historia laboral de nuestro país donde grandes corporaciones (Telefónica, Endesa, Agbar, Banca etc..) comenzaron a implantar este tipo de trabajo en sus administraciones y áreas de gestión a sus empleados y empleadas. Estos aceptaron esta nueva forma de trabajo sin llegar a pensar que al cabo de unos años serian carne de ERE’s, despidos o en el mejor de los casos jubilaciones anticipadas pues las Direcciones de estas grandes corporaciones vieron la oportunidad de contratar a empresas externas y subcontratar el trabajo que se hacía por personal interno a través de empresas dedicadas a la administración y gestión empresarial. Así llego la realidad de los “contact center” (Atento, Konecta etc.) que lo mismo te gestionaban un recibo de Endesa como una factura de Telefónica o un recibo de la Caixa.

Las grandes empresas que habían tenido personal de administración y gestión utilizaron el teletrabajo para externalizar estas funciones, acabando así con puestos de trabajo internos y la creación de empleo externo, precario y subcontratado, y aprovechando la oportunidad para deslocalizar empleos con parámetros puramente económicos y no de calidad.

Si los trabajadores de Metro del área de administración no vemos esto, es que no hemos aprendido absolutamente nada en esta pandemia sobre lo escrito anteriormente. Si durante los tres meses de pandemia, con las oficinas de TMB vacías en todas sus ubicaciones, Metro ha funcionado, ¿qué impide a cualquier Directivo de nuestra empresa hacer un plan de externalización para ahorrar los gastos de nómina, de equipos, de logística y de cotizaciones a la seguridad social del personal en teletrabajo? ¿qué le impide realizar pequeños lotes de externalizaciones a empresas de gestión y administración de empresas por cuenta ajena?

Si una empresa de telemarketing me gestiona los Punts TMB y la gestión digital de TMB más barato, que no mejor, ¿por qué no puedo externalizarlo?

Si una empresa de logística me gestiona la adquisición y el reparto de material fungible de la red más barato, no mejor, ¿por qué no puedo externalizarlo?

Si una empresa de administración externa me elabora las nóminas y las cotizaciones de la seguridad social más barato, no mejor, ¿por qué no voy a externalizarlo?

Si una empresa de ingeniería me planifica y proyecta una mejora técnica además de una asistencia rápida más barata, no mejor, ¿por qué no puedo externalizarlo?

Si una empresa de gestión de personal me administra las altas y bajas de contratación de personal más barato, no mejor, ¿por qué no voy a externalizarlo?

Si una empresa de consultoría y contabilidad empresarial me gestiona la contabilidad y los presupuestos más barato, no mejor, ¿por qué no voy a externalizarlo?

Si una empresa de comunicación me gestiona las comunicaciones externas e internas y me gestiona el gabinete de prensa y comunicación más barato, no mejor, ¿por qué no voy a externalizarlo?

Si una empresa de servicios externa me garantiza la gestión de cualquier otra área de administración y gestión más barato, no mejor, ¿por qué no voy a externalizarlo?

Si una empresa de selección y formación de personal me gestiona estas dos facetas más barato, no mejor, ¿por qué no voy a externalizarlo?

Visto lo anterior, hay que tener muy presente que los Directivos de esta empresa no piensan en el trabajo bien hecho si no en ahorrar costes, como en cualquier otra empresa, con lo que ahorrarse oficinas, equipos, conexiones, nóminas y cotizaciones, así como problemas de gestión de personal, es un caramelo muy apetecible que este Real Decreto, y la actitud de quienes no ven un peligro en esta forma de trabajo, les está dejando a la puerta de sus oficinas de la 7ª planta de Zona Franca.

Vayamos más allá, no dudamos que desde administración de personal ya se haya hecho el estudio de un sobrante de 300 a 400 empleos, sólo en oficinas, que el teletrabajo les ha demostrado, desde la perspectiva de más barato, pero no de más calidad, como prescindibles y externalizables.

Quizás muchos de los que ahora ocupáis esos puestos seréis los últimos que lo hagáis, para luego pasar, a cuentagotas y de forma poco traumática, a ser desarrollados por empresas externas como las mencionadas anteriormente. Nosotros no luchamos sólo por el ahora, luchamos por el futuro de una empresa pública y social, que defienda el empleo y no la precarización ni la externalización.

Quizás lo que escribimos no gusta ser leído, pero creemos que un sindicato debe, es más, es su obligación, decir las cosas como son y no mentir únicamente por rédito sindical y satisfacer a sus afiliados y afiliadas. Para eso ya están aquellos sindicatos que se esconden en retóricas “de defensa de todos y todas las trabajadoras de cualquier servicio” y “en supuestos de discriminación hacia los trabajadores y trabajadoras del servicio de administración” con la intención de negociar un Real Decreto que es un arma envenenada. Si tan claro tienen que no se cumple, lo que deberían hacer es reclamar lo que se ha incumplido, como ha hecho la mayoría del comité de empresa. Lo contrario a eso es vender supuestas esperanzas donde se puedan reclamar beneficios económicos o sociales a través de un Real Decreto, sin alertar de los peligros que puede conllevar el teletrabajo y el trabajo a distancia. Tampoco nos vale el abstenerse en una votación tan seria sobre un escrito donde se reclaman los incumplimientos de este Real Decreto por parte de una mayoría que, quizás, si podemos ver los peligros que supone un escrito donde se solicita una reunión sobre este Real Decreto. Si se está en contra de algo, y así se escribe después de la votación, se vota que NO.

Por último, recordar que el teletrabajo fue una medida obligatoria de prevención durante el periodo de alarma, y que actualmente se tratan de recomendaciones sanitarias que la empresa debe cumplir en todas las oficinas de TMB. Por lo que muchos compañeros y compañeras de oficinas ya llevan tiempo asistiendo de forma presencial a sus puestos de trabajo, cosa que desde aquí les agradecemos y les reconocemos.

Sabemos que es un tema denso lleno de matices importantes, prueba de ello son estas cuatro páginas que hemos querido compartir con vosotros como ejercicio de transparencia de nuestra postura sindical, porque transparencia no es solamente hacer resúmenes casi literales de lo que se dice en las reuniones con los demás sindicatos o con la empresa, para nosotros transparencia es, además, que los sindicatos dejen clara sus intenciones ya sean solidarias o busquen el beneficio de unos pocos con cargo a la masa salarial de todos.

Solidaritat Obrera denuncia irregularidades en ascensos y asignación salarial en Metro de Barcelona

La dirección de Metro de Barcelona sigue empeñada en una espiral de despilfarro salarial. No importa el color político del que ostente la responsabilidad de gestionar una empresa que se nutre de fondos públicos. No importa la grave crisis económica, causada por los efectos de la pandemia del COVID-19, que ha hecho bajar las validaciones a niveles mínimos. Nada de eso hace que se planteen eliminar el reparto de fondos públicos entre ciertos sectores elegidos de la empresa.

Esta vez nos sorprenden creando nuevos puestos de trabajo, de forma unilateral y sin pactar con el Comité de Empresa, tal y como marca el convenio y la legislación laboral, en sectores intermedios de dirección, a los cuales se les asigna una categoría salarial que puede conllevar un salario anual de entre 45.000 y 50.000 euros. Estamos hablando de 8 nuevos puestos de trabajo más una serie de recalificaciones realizadas desobedeciendo un auto judicial sobre un conflicto colectivo (879/2018) donde se dictaban medidas cautelares de paralización de las categorías a recalificar, interpuesto por el Comité de Empresa amparándose, precisamente, en la falta de dialogo y negociación de las mismas. Diálogo que han obviado y menospreciado.

A estos nuevos puestos de trabajo se les asigna una categoría salarial de “Técnico Agregado G” que ha venido siendo ocupada por personal con estudios universitarios técnicos o superiores pero que en esta ocasión sólo se les exige una titulación de FP2 o CFGS (curso formativo de grado superior) sin absolutamente ningún conocimiento especifico mas allá de los que pueda tener cualquier empleado de Metro (Reglamento de circulación y normativas internas). Esta situación provocará que quienes consigan las plazas ofertadas tendrán menos titulación, menos conocimientos de empresa y menos cualidades personales de gestión que a los que deban mandar y gestionar, pues en este caso a estos trabajadores y trabajadoras se les exige la misma titulación y opcional  titulación universitaria, temarios técnicos propios del puesto de trabajo así como capacidad de liderazgo.

Todo lo anterior se vuelve más opaco cuando se contempla que estas plazas, y estos ascensos, no son necesarios puesto que actualmente estos trabajos son realizados por personal de categorías inferiores en una racionalización del trabajo pactada en el convenio colectivo del 2004.

Para Solidaritat Obrera está claro que la nueva Dirección de TMB, con su presidenta Rosa Alarcón a la cabeza, no tiene ningún interés en poner límite a los desmanes del Conseller Delegat de TMB, el señor Gerardo Lertxundi, que lejos de cambiar una gestión lastrada durante muchos años de “enchufismo”, ha decidido potenciar. Esta Dirección de TMB sigue apostando por el amiguismo y el despilfarro en momentos económicamente difíciles y lo que para nosotros es más grave aun sin un dialogo social, abierto y franco, entre empresa y sindicatos. Obviando autos judiciales que le prohíben la realización de estas practicas.

Sección Sindical Solidaritat Obrera Metro de Barcelona
15/09/2020

DETENCIÓ VIOLENTA D’UN COMPANY DE SOLIDARITAT OBRERA

Han detingut violentament al nostre company Luis en el transcurs d’una manifestació en contra de la fugida de Juan Carlos de Borbón.

Des de Solidaritat Obrera condemnem la vulneració dels drets de la classe treballadora per a protegir una institució corrupta com la monarquia.

PERSECUCIÓN SINDICAL EN METRO DE MADRID

Desde la Sección Sindical de Solidaritat Obrera en el Metro de Barcelona queremos expresar todo nuestro apoyo a la compañera de Metro de Madrid sancionada con 8 días de empleo y sueldo por mostrar la vergonzosa e ineficaz gestión de la pandemia por parte de la dirección de Metro de Madrid. La cual durante todo este período ha puesto y sigue poniendo en peligro tanto a su plantilla como a las usuarias del transporte público.

Al parecer la gran preocupación de la Dirección de Metro de Madrid es la afectación sobre su imagen a causa de las denuncias públicas de nuestra compañera. Esa “imagen” que tanto preocupa a la Dirección (preocupación compartida también por la Dirección de TMB) es mucho más importante que la salud de los y las madrileñas usuarias del metro y de sus trabajadoras.

CONTRA ELS ERTO, CONTRA ELS ACOMIADAMENTS. PER LA SALUT I EL BÉ COMÚ.

La situació social és extremadament greu. Més d’un milió de treballadors i treballadores han estat acomiadats en les últimes dues setmanes. Altres dos milions s’enfronten a una substancial rebaixa de les seves retribucions, per la via dels més de 250.000 Expedients de Regulació Temporal d’Ocupació (ERTO) iniciats. A partir d’aquest dilluns, la resta dels treballadors de sectors no essencials, que no estiguin teletreballant, tindran un permís retribuït que es recuperarà posteriorment amb vuit dies (de moment) d’esclavitud. Els treballadors i treballadores dels serveis essencials continuen acudint als seus llocs de treball, en la majoria dels casos, sense accés a mitjans de protecció i de prevenció de la malaltia adequats.

Els sanitaris denuncien que el gran “hospital” d’IFEMA és un fracàs, sense mesures higièniques adequades. El teletreball s’ha basat, en gran manera, en recursos que pagaran els propis treballadors (llum elèctrica, ordinadors, connexió a internet). Conegudes empreses del sector del telemàrketing (Konecta, GSS…) fan una interpretació extensiva del llistat d’empreses essencials per a continuar obertes, igual que, en algun cas, van incomplir les ordres de la Inspecció de Treball de tancar les seves instal·lacions la setmana anterior, al no complir les condicions mínimes per a prevenir la malaltia entre els seus empleats.

La legislació aprovada pel govern per als ERTO, a més, ha permès rebaixar els salaris als treballadors, que es pagaran les seves pròpies retribucions minorades al 70% per la via de la prestació de desocupació. Hem de recordar que les cotitzacions de l’atur a penes cobreixen les prestacions, que normalment són assumides per la recaptació fiscal del govern -els impostos- que es basa fonamentalment en les retencions de l’IRPF de les nòmines. Els ERTO funcionaran com un gegantesc mecanisme pel qual es procedirà a socialitzar les despeses d’aquesta crisi, que pagarem els treballadors, mentre els beneficis empresarials de les grans transnacionals i dels bancs sofreixen el mínim possible. És més, mentre el Banc Central Europeu es prepara per a una compra massiva de deute corporatiu de les grans empreses, els governs del Nord d’Europa es neguen a tot augment de la despesa social finançada per la Unió Europea, impedint la posada en marxa d’una renda bàsica o d’una assegurança de desocupació europeus.

Mentrestant, les diligencies burocràtiques dels sindicats oficialistes, disposades sempre a pactar tot el que vol el capital, tracten de desviar el legítim descontent obrer, promovent els ERTO, negociant amb les vides i la salut dels treballadors i jugant al joc dels partits polítics, al costat dels quals no són més que una altra corretja de transmissió dels interessos del gran capital oligàrquic.

Per tot això, des de Solidaritat Obrera cridem a la resistència a la classe treballadora i rebutgem rotundament els ERTO i els acomiadaments. Ens neguem a signar-los i donar el nostre vistiplau. Exigim que tots els treballadors de serveis no essencials puguin passar la quarantena amb el seu sou garantit amb un permís no recuperable, i que els dels serveis essencials treballin en condicions de seguretat i amb mecanismes de rotació. També exigim una renda bàsica de solidaritat per a tots els aturats, treballadors informals i sectors precaris de la classe treballadora, així com la moratòria incondicional de lloguers i hipoteques per a les classes populars.

Ens diuen que no hi ha diners per a tots ara. També ens expliquen (els treballadors sanitaris) que no hi ha recursos suficients a IFEMA. Els recursos per a la supervivència de les famílies treballadores s’han de treure d’on estan: de les mans i els magatzems de les grans empreses, propietat de fons d’inversió transnacionals i de famílies de l’oligarquia. Només des del repartiment i el comú podrem sobreviure tots. La classe obrera ha de defensar el seu dret a les riqueses que ella mateixa produeix amb el seu treball.

NO ALS ERTO. NO ALS ACOMIADAMENTS.

LA CRISI QUE LA PAGUIN ELS CAPITALISTES.

TOTS ELS RECURSOS PER A LA SANITAT PÚBLICA.

RENDA BÀSICA, PERMISOS RETRIBUÏTS NO RECUPERABLES, MORATÒRIA D’HIPOTEQUES I LLOGUERS.

NI UN TREBALLADOR MÉS SENSE PROTECCIÓ.

NI UNA VIDA MÉS EN PERILL.

Confederació Sindical Solidaritat Obrera, 31 de març de 2020.